Tumores Benignos De La Piel Que Se Ubican En La Epidermis

Los tumores benignos de la piel son aquellos que derivan de cualquiera de las partes que forman parte de su estructura, es por eso que pueden ser de la epidermis o sus anexos, de la dermis y de la hipodermis. Como lo dice su nombre, tienen un comportamiento benigno, con un crecimiento lento por lo que no representan un peligro para la vida.

Aparte de la alteración que generan en la piel, las manifestaciones clínicas que se asocian con su aparición son secundarias a su tamaño, localización y a la compresión de órganos vecinos. La mayoría de ellos tienen características específicas, lo que permite establecer el diagnóstico clínicamente, sin embargo, en algunos casos se necesitará realizar biopsia cutánea para establecer el diagnóstico.

El tratamiento de los tumores benignos de la piel es muy variado y esto se debe a la diversidad de los mismos. Hay tantos tipos y a su vez, diferentes causas, que no hay un tratamiento estandarizado sino que es específico para cada caso. Ellos suelen clasificarse según la capa de la piel en la que se localicen.

Tumores benignos de la piel

Clasificación de los tumores benignos de la piel:

La clasificación más comúnmente utilizada es aquella que se basa en la localización del tumor en la piel. Pero hay otro parámetro para clasificarlos y se basa en las formas clínicas.

1.- Según su localización:

  • De la epidermis.
  • Tumores benignos de los anexos cutáneos.
  • De la dermis.

2.- Según su forma clínica:

  • Nevos.
  • Hemartomas.
  • Coristomas.
  • Teratomas.

Tumores benignos de la piel que afectan la epidermis:

1.- Nevo blanco esponjoso:

  • Este es un tumor congénito, es decir, nace con el paciente, el cual se localiza en mucosas.
  • Su herencia es autosómica dominante.
  • La mucosa en la que se localiza con más frecuencia es la oral, sin embargo, también se puede encontrar en la esofágica, faríngea y nasal.
  • Se observa como una placa blanquecina con bordes bien delimitados.
  • El diagnóstico se establece clínicamente pero se debe diferenciar de otras lesiones muy similares, como: Disqueratosis congénita, leucoplasia, hiperplasia focal oral, liquen plano y paquioniquia congénita.
  • El nevo blanco esponjoso se suele diferenciar de ellas por su carácter hereditario y porque permanece estable durante toda la vida.
  • En cuanto a su tratamiento, el ideal es el láser, también puede usarse electrobisturí; como última opción está la extirpación quirúrgica.

Nevo blanco esponjoso

2.- Queratosis seborreica:

  • Representan unos de los tumores benignos de la piel más comunes y antes eran conocidos como verrugas seniles y seborreicas y papiloma de células basales.
  • Sin embargo, no resulta apropiado usar el término verrugas porque este solo es reservado sólo para lesiones de origen viral.
  • Es una proliferación de queratinocitos que se presenta como lesiones redondeadas u ovaladas con aspecto de verrugas.
  • Se presentan con más frecuencia después de los 50 años de edad, pero también se puede presentar en jóvenes. A veces tiene carácter familiar.

Manifestaciones clínicas:

  • Este tumor tiene aspecto verrugoso, algunas veces plano, elevado o pediculado, siendo su tamaño muy variable.
  • Tiene una superficie verrugosa, queratósica o lisa.
  • Presenta múltiples surcos lo que forma criptas y orificios ocupados por queratina, esto se conoce como pseudoglobos córneos.
  • El color también es variable ya que puede ir desde marrón claro a negro.
  • Ellos pueden ubicarse en cualquier superficie cutánea, principalmente en sienes y espalda, pero nunca en mucosas.
  • Signo de Leser-Trélat: Se refiere a la aparición de múltiples tumores de este tipo de forma brusca y son pruriginosos. Siempre que esto se presente, se debe descartar la existencia de un cáncer visceral.
  • Las queratosis suelen ser marcadores de los siguiente tipos de cáncer: Colon, pulmón, próstata y estómago.
  • Siempre se deben diferenciar de los melanomas, los cuales suelen aparecer en áreas de la piel que exponen al sol.

Queratosis seborreica

Para saber todo sobre el cáncer de próstata, pincha aquí.

Diagnóstico:

La sospecha clínica al observar las características de las lesiones no es suficiente para establecer el diagnóstico. Por lo que se debe practicar una dermatoscopia, evidenciándose:

  • Pseudoquistes y pseudocomedones.
  • Pigmentación uniforme.
  • Bordes que se interrumpen en la piel vecina.
  • Quistes de queratina intraepidérmicos los cuales se comunican con la superficie por lo que se presentan como comedones abiertos.

Hallazgos histológicos:

Cuando se realiza biopsia de estos tumores benignos de la piel, los hallazgos son los siguientes:

  • Hiperplasia epidérmica.
  • Células pequeñas con aspecto basaloide y uniformes, tienen núcleos grandes y regulares.
  • Se evidencian los quistes de queratina.
  • Casi nunca hay infiltración excepto si se presenta irritación.
  • Histológicamente se distinguen varios tipos: Queratosis folicular invertida, hiperqueratósica, irritada, acantótica, clonal y adenoide.

Pronóstico:

El pronóstico de la queratosis es muy bueno, esto se debe a su curso benigno, sin embargo, algunas veces se relaciona con carcinomas basocelulas o espinocelular.

Si te interesa saber sobre el carcinoma basocelular, puedes leer: Cáncer de piel, tipos y factores de riesgo para padecerlo.

Tratamiento:

Sólo se debe aplicar cuando las lesiones son múltiples o tienen gran tamaño, siendo las alternativas terapéuticas:

  • Criocirugía.
  • Electrocoagulación.
  • Láser de CO2.
  • Dermoabrasión.
  • Extirpación quirúrgica.

3.- Acantoma de células claras:

  • Son tumores benignos de la piel que se presentan con poca frecuencia y se caracterizan por ser elevados, simétricos y delimitados por un fino collar escamoso.
  • Se presenta como un nódulo redondeado, en forma de cúpula y de color rosado; su superficie es húmeda.
  • Generalmente se localiza en los miembros inferiores.
  • Para establecer el diagnóstico, es necesario realizar estudios histopatológicos. En ellos se evidencia: formación intraepitelial simétrica y bien delimitada que se constituye por células de citoplasma claro.
  • El tratamiento consiste en la extirpación quirúrgica.

Acantoma de células claras

4.- Nevos epidérmicos:

  • Son hiperplasias hemartomatosas de la epidermis y de sus anexos, por lo que se pueden localizar en cualquier parte.
  • También reciben el nombre de nevos verrugosos debido a que su superficie es verrugosa.
  • Tienen formas variables.

Manifestaciones clínicas:

  • El tumor se forma por placas verrugosas que son más o menos elevadas y de color variable.
  • Alrededor de las lesiones, la piel es de color oscuro.
  • Se pueden localizar en cualquier parte de la piel de forma localizada (pueden tener disposición lineal a lo largo de un miembro u ondulada si se afecta el tronco) o generalizada (distribución uni o bilateral).
  • En los casos de nevos epidérmicos de distribución generalizada se debe estar atento a otras alteraciones asociadas. Ya que se relaciona con malformaciones viscerales, óseas, vasculares y oculares. Esto se conoce como síndrome del nevo epidérmico de Solomon.
  • Las lesiones suelen sufrir modificaciones en la infancia, luego de esto, permanecen estables durante toda la vida.
  • Nevos epidérmicos verrugosos inflamatorios lineales: Esta es una forma especial del nevo epidérmico. Se caracteriza por presentarse inflamación, picor-dolor y brotes congestivos.

Nevo epidérmico

Diagnóstico:

  • Se establece clínicamente y se confirma mediante estudios histológicos.
  • Hallazgos histológicos: Hay acantosis e hiperqueratosis con papilomatosis. En los casos de nevos epidérmicos verrugosos inflamatorios lineales se observa hiperqueratosis epidermiolítica con infiltrados inflamatorios.
  • Es importante diferenciarlos de otras condiciones, como: Psoriasis lineal, incontinencia pigmentaria, poroqueratosis lineal, liquen estriado y liquen plano lineal.

Si te interesa saber más sobre la incontinencia pigmentaria, pincha aquí.

Pronóstico:

  • Es muy rara la malignización de estos tumores benignos de la piel, sin embargo, se suelen sobreinfectar. Especialmente los que se localizan en axilas e ingles.
  • Las complicaciones se asocian es al síndrome de Solomon.

Tratamiento:

  • Se debe eliminar el tumor mediante extirpación quirúrgica, crioterapia, láser o dermo abrasión.
  • Para el tratamiento de los síntomas, se deben usar fármacos queratolíticos y antibióticos.

Tumores benignos de la piel que derivan de los anexos cutáneos:

Son tumores pequeños que se presentan con poca frecuencia y pueden ser congénitos o adquiridos. Según su procedencia y diferenciación, se clasifican en: Tumores con diferenciación folicular, sebácea, apocrina y ecrina.

Mientras que según su grado de diferenciación se clasifican en:

  • Hiperplasias: Hemartomas orgánicos muy bien diferenciados.
  • Adenomas: Hemartomas organoides con un grado de diferenciación intermedio.
  • Epiteliomas benignos: Hemartomas suborganoides poco diferenciados.

1.- Tumores benignos de los anexos con diferenciación folicular:

1.1.- Pilomatricoma:

  • Es un tumor que se presenta con más frecuencia en la infancia y la adolescencia.
  • Se caracteriza por ser un tumor solitario, con ligera elevación y de consistencia dura con crecimiento lento.
  • El color de la piel puede ser normal, un poco violeta o ligeramente pigmentada y estar algo distendida.
  • Algunas veces se asocia a formas familiares.
  • Hallazgos histológicos: Tumor circunscrito y encapsulado con células fantasmas eosinófilas y otras basófilas. También hay depósitos de calcio.

1.2.- Tricoepitelioma:

  • Son tumores benignos de la piel que pertenecen al grupo de los epiteliomas benignos. Se pueden presentar de forma única o múltiple.
  • Formas únicas: Tienen un crecimiento lento y se localizan en cara, son elevados y del mismo color que la piel circundante. En su superficie se observan telangiectasias arboriformes.
  • Formas múltiples: Estas son heredadas de forma autosómica dominante, siendo más comunes en mujeres. Son pequeños y múltiples, de color rosado o de la piel circundante; suelen aparecer en la pubertad en cara, nariz, surcos nasolabiales y mejillas. También pueden aparecer en la parte superior del tórax, cuello y cuero cabelludo pero con menor frecuencia. A medida que pasa el tiempo aumentan en tamaño y número.
  • Las formas múltiples pueden formar parte del síndrome de Brooke-Spiegler
  • Los hallazgos histológicos son: Islotes de células basaloides, estructuras pilosas y quistes de queratina recubiertos de epitelio poliestratificado.
  • En cuanto al tratamiento hay varias alternativas, se puede realizar extirpación quirúrgica, electrocoagulación o láser de CO2.

Tricoepitelioma

1.3.- Tricofoliculoma:

  • Este es un tumor elevado y solitario de tipo adenoma.
  • Se localiza en la cabeza o el cuello.
  • Tiene el mismo color de la piel pero en su zona central emerge un penacho de cabellos muy delgados de aspecto lanoso.
  • Al microscopio se observan varios folículos dilatados que se encuentran rodeados por otros más pequeños.
  • No se necesita ningún tipo de tratamiento farmacológico, solo realizar una extirpación quirúrgica.

2.- Tumores benignos de los anexos con diferenciación sebácea:

2.1.- Adenomas sebáceos:

  • Estos son tumores raros, los cuales pueden ser únicos o múltiples.
  • Generalmente se presentan en adultos como un tumor redondeado y elevado, que a veces es pediculado. Tiene superficie lisa y una consistencia dura, mientras que su tamaño nunca es mayor de 1 centímetro.
  • Suelen localizarse en cara y cuero cabelludo.
  • También hay formas múltiples, las cuales se asocian con el síndrome de Muir-Torre que se caracteriza por tumores sebáceos múltiples.
  • Hallazgos histológicos: Se observa como un tumor bien delimitado en el cual se distingue dos tipos de células: Pequeñas (basófilas y dispuestas en la periferia) y maduras (estas son vacuoladas).
  • Tratamiento: Extirpación quirúrgica que se realiza al obtener muestra para biopsia.

Adenoma sebáceo

2.2.- Nevo sebáceo de Jadassohn:

  • Estos tumores benignos de la piel también pueden ser llamados como nevo organoide.
  • Se muestra como un hemartoma orgánico con diferenciación preferentemente sebácea.
  • Al principio, se localizan en la cara o el cuero cabelludo del recién nacido.
  • A ellos se pueden asociar otros tumores de la piel, especialmente nevos epidérmicos.
  • El tratamiento es quirúrgico y debe hacerse antes de que se avance a la etapa tumoral.
Etapas:

Esta condición tiene cuatro etapas evolutivas y son las siguientes:

  • Prepuberal: Se observa una placa lisa alopécica (sin cabello) con color asalmonado, tanto la forma como el tamaño son variables. En el microscopio se observan rudimentos de folículos pilosebáceos sin pelo.
  • Puberal: En esta etapa, la placa asalmonada se vuelve verrugosa con una superficie irregular. En cuanto a los hallazgos histológicos, se observa aumento del tamaño de las glándulas sebáceas con ductos malformados. Hay papilomatosis y acantosis en la epidermis, mientras que debajo del tumor se observan glándulas sudoríparas dilatadas.
  • Tumoral: Que acompaña a otras lesiones como el carcinoma basocelular, hidradenoma, tricoblastoma y siringocitoadenoma papilífero. Los hallazgos histológicos que se observan en estos casos se corresponden con los del tumor que se haya desarrollado.

Nevo sebáceo de Jadassohn

2.3.- Hiperplasia sebácea senil:

  • También conocida como enfermedad de Fordyce y como su nombre lo indica, es un proceso de tipo hiperplásico.
  • Dicho proceso ocurre en la cara y en frente, especialmente de personas mayores de 50 años de edad.
  • Se presenta como uno o varios tumores, los cuales tienen consistencia blanda y son algo elevados. Tiene un color rosado amarillento y un centro umbilicado.
  • A medida que progresa la edad, las lesiones se hacen más numerosas y están presentes en el 60% de pacientes mayores de 60 años.
  • Dermoscopia: Se observan como agregados de lóbulos de color amarillento que tienen una depresión en el centro y telangiectasias no arborizantes.
  • Hallazgos histológicos: Se evidencian glándulas sebáceas maduras que se localizan alrededor de un conducto que se abre en el centro.
  • Tratamiento: Se debe extirpar la lesión con criocirugía, electrocoagulación, láser de CO2 o electrobisturí.

3.- Tumores benignos de los anexos con diferenciación apocrina:

3.1.- Cilindromas:

  • Estos son tumores benignos de la piel que suelen presentarse como múltiples.
  • Tienen un carácter familiar con transmisión autosómica dominante.
  • Se presentan como pequeños tumores con aspecto nodular o papular y forma de cúpula. Tienen una superficie lisa con telangiectasias y pueden llegar a ulcerarse.
  • Suelen localizarse en cara, tronco y miembros.
  • Progresivamente aumentan en tamaño y número, pudiendo cubrir todo el cuero cabelludo, conociéndose entonces como tumor en turbante.
  • Hallazgos histológicos: Se observan lóbulos irregulares en el tumor, el cual se encuentra delimitado por un anillo de hialina. Tiene dos tipos de células: Grandes en empalizada y pequeñas en la periferia.

Cilindroma

3.2.- Hidradenoma papilífero:

  • Este es un tumor pequeño y poco frecuente.
  • Sufre modificación con la menstruación.
  • Se localiza en periné y labios vulvares mayores, mientras que rara vez lo hace en párpados.
  • Hallazgos histológicos: Se observa una formación quística con finas y largas vellosidades sinuosas. La misma se encuentra recubierta de una capa de células con secreción.

Observa el siguiente vídeo en donde se muestra un hidradenoma:

3.3.- Cistadenoma apocrino:

  • Este es un tumor quístico que pertenece al grupo de los adenomas.
  • Se presenta como una lesión única de aspecto lobulado y de consistencia blanda, con un tamaño no mayor a 1 centímetro.
  • Se suelen localizar en cara y pabellones auriculares, aunque también pueden observarse en genitales.
  • No ocasiona ningún tipo de síntoma.

4.- Tumores benignos de los anexos con diferenciación ecrina:

4.1.- Espiroadenoma ecrino:

  • Son tumores benignos de la piel muy raros, que se presentan con mayor frecuencia en adultos jóvenes.
  • Se presenta como un nódulo intradérmico que se eleva sobre la superficie cutánea y que se encuentra recubierto de piel normal. Su tamaño varía entre 0,3-5 cm, es duro al tacto y doloroso espontáneamente o a la palpación.
  • En sus formas múltiples tienen degeneración maligna.
  • Siempre debe establecerse el diagnóstico diferencial con otros tumores dolorosos como: Tumor glómico, neuromas, leiomiomas y angioleiomiomas.
  • Hallazgos histológicos: Se observa el tumor que posee lóbulos epiteliales basófilos y además filamentos en la dermis que no conectan a la epidermis. Ambos se encuentran rodeados por una cápsula de tejido conjuntivo. Hay dos tipos celulares: Unas pequeñas y basófilas que se encuentra en la periferia y otras más grandes y pálidas en la zona central.

4.2.- Hidrocistoma ecrino:

  • Estos son pequeños quistes con un diámetro de 1-3 mm.
  • Se deben a una oclusión en la porción intradérmica del conducto excretor.
  • Pueden ser únicos o múltiples y son tensos.
  • Estos tumores se localizan en cara.
  • Durante los meses de calor las lesiones aumentan, mientras que sucede lo contrario en los meses de invierno.
  • Hallazgos histológicos: Se observa como un tumor quístico que posee una o varias cavidades tapizadas por dos hileras de células. No hay células miopeiteliales y existen uno o varios conductos que no conectan con la epidermis.
  • El tratamiento consiste en la destrucción del quiste mediante la aguja fina del electrobisturí.

4.3.- Poroma ecrino:

  • Este es un tumor que se presenta en personas de edad media, alrededor de los 40 años.
  • Se muestra como un nódulo exofítico y hemisférico de color rosado, el cual tiene tamaño variable. Aunque su superficie es lisa, se suele encontrar ulcerada por el roce.
  • Se localiza en la planta de los pies o en sus bordes laterales y en manos.
  • El color del tumor puede cambiar y pigmentarse, además de localizarse en otras partes del cuerpo.
  • Resulta necesario diferenciarlo de los melanomas.
  • Hallazgos histológicos: Se observa un tumor formado por células basaloides con puente de unión y un núcleo muy basófilo en cuyo interior hay pequeñas formaciones quísticas ductales.
  • Tratamiento: Consiste en la extirpación quirúrgica del tumor.

Poroma

Variantes:
  • Nevo acrosiríngeo: Se presenta como una lesión lineal en los miembros inferiores, observándose como una placa verrugosa solitaria.
  • Poromatosis ecrina: Son múltiples tumores pequeños que tienen aspecto papuloso y aparecen en palmas y plantas.

4.4.- Siringomas:

  • También son tumores pequeños y múltiples, los cuales son más frecuentes en mujeres.
  • Su tamaño va de 1-3 mm de diámetro, tienen consistencia dura y su color puede ser normal o un poco amarillento.
  • Se localizan en párpados, zona umbilical y púbica. Todas ellas corresponden a las zonas donde hay mayor número de glándulas ecrinas.
  • Pueden tener carácter familiar.
  • Se puede presentar de forma eruptiva en los niños menores de 10 años  de edad. Esto ocurre con poca frecuencia y se localizan en el tronco o abdomen.

Siringoma

5.- Tumores benignos de los folículos pilosos y de la epidermis:

  • En este grupo sólo se distinguen los queratoacantomas.
  • Los cuales son tumores benignos de la piel que en muchas ocasiones tienen una degeneración maligna.
  • Tiene su origen en la vaina epitelial externa del folículo y de la epidermis.
  • Se observan como nódulos bien delimitados con un tapón córneo central.
  • Su crecimiento es rápido, por lo que se alcanza su máximo tamaño en algunas semanas, sin embargo, a lo largo de unos meses, suele sufrir regresión espontánea.
  • Casi nunca aparecen en zonas no pilosas o en mucosas.

Queratoacantoma

Los tumores benignos de la piel se presentan con relativa frecuencia en la práctica clínica, especialmente en adultos mayores de 50 años de edad. Ellos pueden derivar de cualquier parte de la estructura normal cutánea, por lo que puede haber de la epidermis, de sus anexos cutáneos o incluso de la dermis e hipodermis.

 El diagnóstico de la mayoría de dichos tumores suele ser clínico, sin embargo, en algunas ocasiones será necesario practicar biopsia cutánea para poder confirmar el diagnóstico. Con respecto al tratamiento, en vista de que todas estas lesiones son benignas, solo se debe extirpar ya sea quirúrgicamente o usando otros métodos menos invasivos y más modernos, como son el electrobisturí, el láser de CO2 o la crioterapia.

 

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.