Shock agudo o insuficiencia circulatoria aguda

El shock agudo o la insuficiencia circulatoria aguda, es un estado en donde el flujo sanguíneo en los tejidos periféricos es inadecuado para mantener la vida, debido a un gasto cardiaco insuficiente, o mala distribución del flujo sanguíneo con disminución de la circulación periférica que no permite la irrigación sanguínea a los órganos vitales.

El shock agudo o insuficiencia circulatoria aguda es un accidente grave que puede sucederle a cualquier paciente dentro de un consultorio odontológico y el Odontólogo debe estar preparado para abordar esta situación. El shock agudo es un accidente que debe ser atendido de urgencia, y debe ser asistido en una estación de cuidados intensivos.

Las principales causas por las cuales ocurre un shock agudo o insuficiencia circulatoria aguda son las siguientes:

  • Insuficiencia del musculo cardiaco (shock cardiogénico): infarto al miocardio, sobrecarga aguda del corazón por embolia pulmonar, esfuerzos excesivos en pacientes con una insuficiencia cardiaca crónica y en caso de una taquicardia paroxística extrema.
  • Insuficiencia de los vasos sanguíneos: trastornos de la regulación vasomotora en la arteriosclerosis. Sangre circulante normal pero insuficiente para un llenado cardiaco adecuado por dilatación venosa y/o arterial. Vasodilatación diseminada después de un trauma o una hemorragia cerebral (shock neuronogeno), por insuficiencia hepática o por ingestión inadecuada de ciertos medicamentos o de ciertos venosos. Asociado a infecciones bacterianas graves (shock séptico).
  • Insuficiencia del volumen sanguíneo (Shock Hipovolémico): hipovolemia real producida por perdida excesiva del volumen sanguíneo (hemorragia por heridas, rotura de aneurismas, melena, hematemesis, etc.) también puede ser provocado por una perdida excesiva de los líquidos corporales, por ingreso inadecuado de líquidos o por que los líquidos sanguíneos pasan por los tejidos vecinos (shock anafiláctico).

Sintomatología del shock agudo.

En el shock agudo o insuficiencia circulatoria aguda se puede producir una pérdida del conocimiento por hipoxia cerebral, pero generalmente el paciente no suele perder la conciencia. Este cae lentamente en un estado de letargia, de confusión y somnolencia. Se produce taquipnea e hiperventilación. Transcurrido el tiempo se puede producir una centralización circulatoria. Esto puede suceder en colapso ortostatico grave, en casos de reflejo del seno carotideo, golpes sobre el plexo celiaco (plexo solar).

Colapso reflejo en un infarto al miocardio, y en las embolias pulmonares, intoxicaciones (anestesia local), hipoxia respiratoria (insuficiencia respiratoria). En este caso los vasos sanguíneos de la piel en especial los de la parte superior del cuerpo se encuentran colapsados, el pulso se palpa muy débil, y veces no se puede percibir sino solo el pulso carotideo, y la tensión arterial y venosa de encuentran disminuidas hasta tal punto que en ocasiones no se puede medir.

Las manos y los pies, en ocasiones están fríos, húmedos y a veces cianóticos (azulados), y el resto de la piel se nota pálida, al presionar sobre las uñas, el lecho ungular demora en tornarse rojo (repleción capilar).

Cuando se produce una hipovolemia aguda relativa por disfunción de una vasoconstricción se produce el llamado colapso reflejo.

Tratamiento de shock agudo.

El tratamiento para el shock agudo o insuficiencia circulatoria aguda, no pertenece al campo del odontólogo, razón por la cual si se presenta un acto de esta gravedad, después de haber practicado las primeras medidas terapéuticas, se debe solicitar la ayuda de un médico internista y remitir al paciente a una clínica para su hospitalización o para ingresar en una estación de cuidados intensivos.

La primera medida que se debe tener ante un caso de shock agudo o insuficiencia circulatoria aguda, es poner al paciente en posición de Trendelenburg y la administración de oxígeno puro (4 litros por minuto) seguido de una punción venosa para infundir gota a gota una solución de Ringer (25 gotas por minuto) que además de su acción terapéutica va a ser muy importante para mantener una vía abierta para la rápida administración de medicamentos cuando lleguen los paramédicos de emergencia, ya que de agravarse este cuadro se hace muy dificultoso realizar la venoclisis.

Si no se presenta respuesta alguna y no se trata de un colapso circulatorio por perdida real de sangre (perdida brusca de más de 1 litro) o perdida relativa de líquidos sanguíneos a la los tejidos paravasales (shock anafiláctico), se puede inyectar por vía endovenosa o intramuscular una ampolla de 10mg/ml de Effontil, dosis que se puede repetir transcurrida 1 hora.

En caso de presentar shock anafiláctico se indica adrenalina por vía subcutánea, esta medicación como ya se dijo es una medicación que solo se utiliza en momentos de urgencias, aunque el paciente presente alguna manera de igual manera deberá ser atendido en una estación de urgencias médicas por un médico internista. Los colapsos reflejos se tratan por medio de estimulantes circulatorios (noradrenalina e infusión de plasma artificial coloide, solo aplicado por un médico general). Cuando se ha llegado a un paro cardiaco y respiratorio se debe proceder sin demora a aplicar las medidas de resucitación.

Un shock agudo o insuficiencia circulatoria aguda puede presentarse también después de varias horas de haber aplicado el anestésico local en el paciente.

Profilaxis del shock agudo.

Más importante que un diagnóstico rápido y su correspondiente tratamiento es el conocimiento de las medidas profilácticas que se deben aplicar para evitar una insuficiencia circulatoria aguda. Primeramente, se debe efectuar siempre y con detenimiento, una historia clínica completa y un examen general dentro de las posibilidades que posee el odontólogo. Los pacientes con enfermedades sistémicas deben ser tratados con especial cuidado. Los que presentan riesgo operatorio aumentado solo deben ser atendidos en condiciones hospitalarias y tal vez bajo anestesia general, condiciones en las cuales se puede efectuar una rápida y enérgica intervención terapéutica por médicos especializados, debiéndose siempre ordenar un examen internista preoperatorio.

El shock agudo o insuficiencia circulatoria aguda es un accidente grave que puede sucederle a cualquier paciente dentro de un consultorio odontológico y el Odontólogo debe estar preparado para abordar esta situación. El shock agudo es un accidente que debe ser atendido de urgencia, y debe ser asistido en una estación de cuidados intensivos.

Todo paciente que tenga una inclinación a sufrir un shock agudo o un colapso, los que tengan antecedentes de trastornos circulatorios y en general los que sufren de algún desarreglo sistemático, al requerir una aplicación de un anestésico local deben ser inyectados en posición de decúbito dorsal.

Todo accidente dentro de la consulta odontológica puede suceder, pero es responsabilidad del odontólogo realizar una correcta anamnesis para evitar estas complicaciones, con un buen llenado de la historia clínica el odontólogo puede llegar a conocer a profundidad a su paciente, y saber sobre sus enfermedades o patologías, y si es sensible algunos medicamentos, si padece de alergias, etc. si se presenta un shock agudo dentro dl consultorio odontológico el odontólogo esta en la obligación de pedir asistencia medica y referir al paciente con especialistas de inmediato.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.