¿Parto pre-término y amenaza son lo mismo?

El Parto pre-término, también conocido como parto prematuro, es aquel que ocurre entre las 22 semanas y antes de las 37 semanas de gestación. Antes de las 22 semanas de gestación se estaría hablando de un aborto y después de las 37 semanas, es un embarazo a termino. Para decir que estamos en presencia de un parto pre-termino, se deben cumplir con ciertas características, las cuales son:

  • Presencia de una dinámica uterina mayor que la que se presenta en una amenaza de parto pre-termino.
  • Borramiento del cuello uterino mayor del 50%.
  • Dilatación del cuello uterino > 4 cm.

Es importante reconocer cuando se esta en presencia de una amenaza de parto pre-termino para así prevenir que se produzca un parto pre-termino; una amenaza de parto pre-término es el proceso clínico y sintomático que sin un tratamiento adecuado o cuando el mismo fracasa, conduce a un parto pre-término,  las características de una amenaza de parto pre-término son:

  • Las contracciones uterinas se presentan con una frecuencia de 1 en 10 minutos, con una duración de 30 segundos y se mantienen en el lapso de una hora.
  • Borramiento del cuello uterino igual o menor al 50%.
  • Dilatación cervical menor o igual a 3 cm.

parto pre-término

Clasificación del Parto Pre-término:

El parto pre-término se va a clasificar dependiendo del mecanismo por el cual fue desencadenado, entre los cuales tenemos:

  • Idiopático: O espontáneo, el cual esta relacionado con antecedentes de parto pre-término, abortos tardíos y asociado a nivel socieoconómico bajo en vista de las deficiencias nutricionales.
  • Secundario: Este es debido a una ruptura prematura de membranas.
  • Inducido: O iatrogénico, este se produce cuando el medico tratante decide inducir el parto, ya que de continuar con el embarazo, se estaría poniendo la vida de la madre y/o del feto en riesgo, como en los casos de pre-eclampsia.

Causas de Parto pre-término:

Un parto pre-término puede deberse a factores maternos o factores que se presentaron durante el transcurso del embarazo:

Factores Maternos:

  • Antecedente de parto pre-término previo.
  • Mujeres de raza negra.
  • Nivel socioeconómico bajo.
  • Consumo de cigarrillos, drogas o alcohol.
  • Multiparidad.
  • Embarazo múltiple.
  • Antecedentes de abortos inducidos.
  • Enfermedades crónicas (alteraciones tiroideas, hipertensión arterial, diabetes mellitus, cardiopatías).

Factores durante el embarazo:

  • Sobredistensión uterina (embarazo múltiple, polihidramnios).
  • Hemorragia decidual intrauterina.
  • Inflamación.
  • Infecciones.
  • Pre-eclampsia.
  • Sangrado a través de genitales externos.
  • Oligohidramnios.

Cuadro Clínico de un parto pre-término:

Se sabe que una amenaza de parto pre-término está en curso por los parámetros mencionados anteriormente, pero hay otros criterios que nos indican que el proceso desencadenará en un parto pre-término, dichos criterios son los siguientes:

  • Hay más de cuatro contracciones en una hora.
  • Hay modificaciones cervicales, caracterizadas por borramiento y dilatación del cuello uterino.
  • La madre refiere una fuerte presión en el vientre y dolor en la zona lumbar.
  • Se pudiera presentar sangrado vaginal.

Diagnóstico de una amenaza de parto pre-término:

Para establecer el diagnóstico de una amenaza de parto pre-término, solo se necesita realizan una adecuada historia clínica y un examen físico completo.

Historia clínica:

  • Se debe interrogar a la madre acerca de la fecha de última regla para calcular la edad gestacional, ya que de esta manera podremos saber si el embarazo es a término o por el contrario pre-término; de la madre no recordar la fecha de última regla, se realiza el calculo de la edad gestacional por los ultrasonidos.
  • Interrogar acerca de los síntomas que está presentando, cuándo iniciaron, la frecuencia de las contracciones.
  • Es de suma importancia investigar los antecedentes, tanto de embarazos anteriores como del actual (parto pre-término previo, ruptura prematura de membranas, infecciones vaginales o urinarias, infecciones sistémicas).

Examen físico:

  • Evaluar signos vitales y estabilidad de la paciente y el feto.
  • Realizar examen ginecológico, haciendo énfasis en las características del cuello uterino (longitud, grados de dilatación y borramiento).

Estudios Paraclínicos: Siempre deben estar actualizados los estudios de laboratorio a la hora de atender un parto, es por esto que si una mujer presenta una amenaza de parto pre-término debemos solicitarle todos los estudios de laboratorio pertinentes, ya que es probable que se produzca un parto pre-término.

  • Hematología completa.
  • Examen de orina.
  • Ecosonograma.

A su vez, se debe diferenciar una amenaza de parto pre-término de otras patologías o condiciones, como:

  • Trabajo de parto: Es decir, diferenciar un trabajo de parto normal de uno pre-término, pero esto es fácilmente distinguible sólo con calcular la edad gestacional.
  • Desprendimiento prematuro de placenta normoinsertada: Esta es una condición en donde la placenta se desprende de su sitio de inserción, lo que pone en riesgo la vida de la madre y del feto; está caracterizada por una hemorragia de color negruzco y poco abundante con coágulos, dolor e hipertonía uterina.
  • Ruptura prematura de membranas: Es la solución de continuidad de las membranas ovulares que se produce antes de que se inicie el trabajo de parto, en esta patología hay pérdida del líquido amniótico.
  • Infección urinaria.

Conducta y tratamiento:

Todas las pacientes que presentes una amenaza de parto pre-término deben ser hospitalizadas para una adecuada vigilancia y para decidir la conducta a seguir, siendo lo primordial en el tratamiento de una amenaza de parto pre-término evitar que se produzca el parto pre-término, para esto se utilizan las siguientes medidas:

  • Reposo absoluto de la paciente: Las cuales no deben ser sometidas a ningún tipo de factor estresante, deben estar relajadas, sin la realización de ningún tipo de actividad física.
  • Hidratación parenteral: La hidratación por vía endovenosa inhibe la contracción porque arrastra la vasopresina, lo que a su vez inhibe la producción de oxcitocina (hormona que produce contracciones).
  • Tocolíticos: También conocidos como útero inhibidores, estos fármacos a través de distintos mecanismos inhiben las contracciones uterinas, entre estos fármacos se encuentran: La isoxsuprina (comúnmente conocida con el nombre comercial de Duvadilan), el fenoterol (segamol), indometacina, sulfato de magnesio y la nifedipina.
  • Inductores de la maduración pulmonar: Estos son utilizados como prevención en caso de que se presente el parto pre-término, se pueden utilizar: Betametasona (son dos dosis con intervalo de 24 horas, pero si hay riesgo de parto se puede colocar con intervalo de 12 horas) y Dexametasona (son cuatro dosis, con intervalos de 12 horas), la vía de administración de ambos fármacos es intramuscular.

Cuando se logra la estabilidad de la paciente, y que la dinámica uterina no siga progresando, entonces la paciente puede ser dada de alta, con  la indicación de alguno de los útero inhibidores mientras esté en casa, se le explica a la paciente que debe estar en reposo absoluto, incluso sexual y que debe acudir de nuevo al médico, si comienza a sentir contracciones continuas.

Por el contrario, si con las medidas anteriores, el trabajo de parto progresa, entonces:

  • Se debe atender el parto.
  • La vía de atención depende de la presentación fetal, si es cefálica se atiene por vía baja (vaginal), si por otro lado es una presentación viciosa entonces se realiza una cesárea.
  • Si la edad gestacional es igual o mayor a 34 semanas, el parto se atiende igual que uno a término.
  • Durante el período de dilatación se debe vigilar de manera constante el bienestar fetal y preferiblemente no utilizar oxcitocina.
  • En el período expulsivo, se debe realizar una episiotomía amplia y se deben evitar los pujos innecesarios que contribuyan a la hipoxia y la hemorragia ventricular.

Es importante que en el caso de que presentes una amenaza de parto pre-término cumplas con todas las indicaciones recomendadas por tu médico tratante, esto con el fin de evitar un parto pre-término, que aunque en muchas ocasiones progresa de manera adecuada y satisfactoria, hay otras ocasiones en que no es así y las complicaciones fetales y neonatales son importantes.

 

 

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.