Medicina a Tu alcance

3 Infecciones Micóticas Cutáneas comunes en niños

Las infecciones micóticas cutáneas pueden ser producidas por una gran variedad de hongos, los cuales afectan sólo a estratos superficiales de la piel y no invaden estructuras más profundas ni a órganos, por lo que son consideradas como afecciones de la piel que pueden manejarse de forma sencilla y ambulatoria.

Dependiendo de los tipos de infecciones micóticas cutáneas, habrá ciertos factores que predisponen a su aparición como lo son un sistema inmune deprimido, malnutrición, exposición frecuente a humedad, mala higiene, entre otros; sin embargo, esto no quiere decir que se presente sólo en los niños que tienen dichos factores de riesgo asociados.

En general, sólo ocasionan alteraciones cutáneas y casi nunca manifestaciones sistémicas, aún así, esto varía dependiendo del tipo de infección y deben tenerse en cuenta ciertos datos relevantes para diferenciar una lesión cutánea producto de una infección por hongos, de una producida por bacteria o virus.

Infecciones micóticas cutánes

Te puede interesar leer: Hongos en la piel, los 6 más frecuentes.

Infecciones micóticas cutáneas frecuentes en la infancia:

  1. Tiñas.
  2. Candidiasis cutáneomucosas.
  3. Pitiriasis versicolor.

A continuación se describirán las infecciones producidas por hogos más frecuentes en la infancia, cuáles son los microorganismos que las ocasionan, las lesiones que producen y cuál es el tratamiento ideal para cada caso.

1.- Tiña:

También conocida con el nombre de Tinea, la cual es una lesión producto de la infección por un dermatofito (hongos que se desarrollan en la queratina). Dichos dermatofitos se dividen en tres grupos que son:

  • Antropofílicos: Estos son los dermatofitos que tienen preferencia por la queratina de los humanos; se pueden transmitir por contacto directo con la lesión de una persona infectada o por contacto indirecto debido al uso de objetos infectados por una persona afectada.
  • Zoofílicos: A pesar de que este tipo de dermatofitos infecta especialmente a mamíferos y a aves, se pueden comportar como saprófitos y afectar a los humanos cuando las partículas infectadas provenientes de los animales quedan en el medio ambiente o sobre objetos inanimados; la infección por estos hongos desencadena una mayor respuesta inmunitaria por parte del huésped.
  • Geofílicos: Estos dermatofitos viven en el suelo, pero tienen una alta predisposición por tejidos queratinizados (pelo, piel y uñas), por lo que pueden afectar al ser humano y en vista de que pueden reproducirse sexualmente (a diferencia del los antropofílicos), su erradicación es más difícil.

Causa:

Se han descrito más de 40 especies de dermatofitos que son capaces de ocasionar tiña en cualquiera de sus formas de presentación y ninguna de ellas forma parte de la flora normal de la piel del ser humano. A continuación se mencionan los dermatofitos que producen enfermedad en el ser humano según su hábitat natural:

Antropofílicos:

  • E. floccossum
  • T. rubrum
  • M. aedouinii
  • T. concentricum
  • T. violaceum
  • T. mentagrophytes
  • T. tonsurans
  • T. soundanense
  • T. schoenleinii

Geofílicos:

  • M. nanum
  • T. longifusum
  • M. fulvum
  • T. ajelloi
  • M. praecox
  • M. gypseum

Zoofílicos:

  • M. gallinae
  • T. mentagrophytes
  • M. canis
  • T. verrucosum
  • T. equinum
  • M. equinum

Formas de presentación:

Estas infecciones micóticas cutáneas ocasionadas por dermatofitos pueden presentarse de formas variables, las cuales se describen a continuación:

Tiña de la cabeza:

Esta forma es característica de la infancia y se puede presentar de las siguientes maneras:

Querion:

Esta es la forma inflamatoria de la tinea capitis, que se caracteriza por:

  • Una o varias placas eritemato-escamosas, que luego progresa a una placa prominente y bien delimitada.
  • Al inicio puede no haber caída del cabello en dicha placa, sin embargo, progresa hacia una forma alopécica.
  • La lesión es dolorosa a la palpación y su superficie está llena de folículos abiertos y pústulas.
  • Se observan adenomegalias cervicales.

Querion (Infecciones micóticas cutáneas)

Formas no inflamatorias:

También se conocen como formas tonsurantes y están las siguientes variedades:

  • Variedad Microspórica: Conocida como placa alopécica, es la variedad más frecuente, que puede presentarse como una lesión única o pueden ser múltiples, con superficie recubierta de escamas grises y con pelos rotos cerca del orificio, se localizan generalmente en occipucio o vertex.
  • Variedad Tricofítica: Esta es la forma con puntos negros, en donde se presenta una alopecia irregular, en dicha área se observan múltiples lesiones de tamaño pequeño.
  • Favus: Esta es una forma crónica, la cual se presenta con poca frecuencia y que se caracteriza por una placa eritematosa con escudetes favídicos y alopecia residual.

Estas variedades inflamatorias, para la práctica pediátrica, se dividen para mayor facilidad en:

  • Formas pseudoalopécicas.
  • Formas con puntos negros por rotura capilar.
  • Formas pseudoseborreicas.

Tiña del cuerpo:

Esta también se conoce con el nombre de tinea corporis y se puede presentar a cualquier edad. Se subdivide en:

De la piel lampiña:

  • Herpes circinado: Es la forma más habitual de presentación de estas infecciones micóticas cutáneas; se caracteriza por lesiones de tipo anular o policíclica que tienen un borde activo de crecimiento eritematoso, que puede ser pápulovesiculoso y un centro que tiene un color más claro y con tendencia a la mejoría clínica; el tamaño que alcanzan es variable, así como la cantidad y tienen distribución asimétrica.
  • Granuloma de Majochi: Esta es la forma inflamatoria de la piel lampiña, consiste en lesión granulomatosa perifolicular debido a la afectación profunda de los folículos del vello, suele localizarse en los miembros.
  • Tiña incógnito: Estas son formas que tienen una evolución larga y tórpida debido a que fueron identificadas erróneamente y fueron tratadas con corticoesteroides tópicos; las lesiones tienen un contorno irregular y se observan lesiones microvesiculosas aisladas.

De los pliegues:

  • Grandes pliegues: También se conoce como crural o eccema marginado de Hebra, el cual es más frecuente en adolescentes y se caracteriza por una lesión de color rojo a marrón que se extiende desde el fondo del pliegue hacia la cara interna del muslo, suele ser bilateral y hay descamación, pústulas o vesículas; el niño refiere prurito intenso.
  • Pequeños pliegues: Este es el pie de atleta, que es más común en la edad escolar y en el cuarto espacio interdigital del pie; las lesiones son descamativas y pueden presentar fisuras y/o maceración, además de que pueden extenderse a otros espacios interdigitales.

Tiña de las uñas:

  • Esta no es una forma de presentación frecuente en la infancia, sin embargo, puede presentarse.
  • Es más común que se afecten las uñas de los pies que de las manos.
  • Las lesiones son variables y primero comienza la afectación del borde distal o lateral con cambio de color.
  • Los otros cambios incluyen: Elevaciones, engrosamiento, punteado, fragmentación de las láminas y puede llegar a producirse desprendimiento ungueal.
  • No hay afectación de partes blandas.

Lesiones dermatofítides:

  • Estas son reacciones de hipersensibilidad que pueden aparecer en la fase inicial de una tiña producida por dermatofitos Zoofílicos.
  • Estas lesiones son muy variables, ya que pueden presentarse como eritema nodoso, eritema simple, psoriasiforme, papulovesículas o ampollas.
  • Se localizan en el tronco y en miembros.

Estado de portador sano:

  • Es aquella persona que a pesar de no presentar lesiones típicas de la infección, al realizar un cultivo, se aíslan dermatofitos; este estado puede evolucionar de dos formas: Hacia la curación o hacia el desarrollo de lesiones.
  • Se debe tener precaución con estos casos por el riesgo de transmisión que representan, convirtiéndose en focos de contagio.

Diagnóstico:

El diagnóstico de estas infecciones micóticas cutáneas se establece esencialmente de forma clínica al observar las características de las lesiones. Pero, a pesar de identificar una tiña, a veces resulta necesario saber cuál agente en específico está produciendo la infección, por lo que las indicaciones para esto son:

  • Epidemias escolares o familiares.
  • Sospecha de tiña incógnito.
  • Tiña de las uñas.

Entre las técnicas que pueden usarse para la identificación del microorganismo están:

  • Examen microscópico directo: Se puede utilizar tinción o no, con el objetivo de identificar las distintas esporas e hifas.
  • Cultivo: Los cuales deben realizarse en medios adecuados para crecimiento de hongos durante dos semanas.

A pesar de que la lámpara de Wood (luz ultravioleta) no diferencia entre un microorganismo y otro, si identifica las tiñas microscópicas.

Diagnóstico Diferencial:

Las lesiones cutáneas siempre se prestan a confusión debido a que pueden tener características muy similares, por lo que es necesario establecer un diagnóstico diferencial preciso, dependiendo del tipo de tiña que presente el niño:

Tiña de la cabeza:

  • Alopecia areata.
  • Lupus eritematoso.
  • Tricotilomanía.
  • Alopecia traumática.
  • Falsa tiña amiantácea.
  • Psoriasis.
  • Dermatitis seborreica.
  • Formas inflamatorias: Con forúnculos y abscesos.

En relación con esto, puedes leer: Principales formas de identificar una psoriasis.

Tiña del cuerpo:

  • Impétigo costroso.
  • Granuloma anular.
  • Eczema anular.
  • Pitiriasis rosada de Gibert.
  • Psoriasis.

Tiña crural:

  • Intértrigo candidiásico.
  • Eritrasma.

Tiña de los pliegues del pie:

Estas infecciones micóticas cutáneas se deben diferenciar de:

  • Dermatitis plantar juvenil.
  • Psoriasis.
  • Intértrigo candidiásico.

Tiña de las uñas:

  • Exostosis subungueal.
  • Onicomicosis por candidas.
  • Psoriasis.
  • Leuconiquias congénitas.

Tratamiento:

Hay medidas tanto farmacológicas como no farmacológicas.

Medidas No Farmacológicas:

  • Evitar autocontaminación.
  • Medidas higiénicas adecuadas.
  • Evitar la humedad.
  • Aireación.

Medidas Farmacológicas:

Existen diversos fármacos para tratar estas infecciones micóticas cutáneas y se dividen en dos grupos generales:

  • Tópicos: Hay múltiples familias de estos tipos de antimicóticos y están indicados en casos de tinea corporis y tiña de los pliegues.
  • Sistémicos: Son cuatro fármacos: Terbinafina, griseoflvina, itraconazol y fluconazol. Están indicados en el tratamiento de la tinea capitis (tiña de cabeza), de la corporis y de la unguis (tiña de las uñas).

Tiñas de la cabeza:

  • Formas inflamatorias: Terbinafina por dos semanas.
  • Formas no inflamatorias: Terbinafina por cuatro semanas asociada a Prednisona por 7-14 días.

Tiñas del cuerpo:

  • Formas localizadas: Tratamiento tópico por 2-4 semanas con Imidazoles, tolnaftato, terbinafina o naftifina.
  • Formas diseminadas: Administrar tratamiento sistémico igual al de la tiña de la cabeza.

Tiñas de los pies:

Típicamente es tópico, pero cuando son lesiones extensas se recomienda asociar un antimicótico sistémico.

Tiñas de las uñas:

  • Terbinafina: Diaria por 3-4 meses o doble dosis por una semana al mes durante 2-4 meses.
  • Itraconazol: Diario por 3-4 meses.

2.- Candidiasis Mucocutánea:

Estas infecciones micóticas cutáneas son producidas por levaduras que pertenecen al género Candida, las cuales pueden afectar las membranas mucosas, la piel y las uñas; a diferencia de los dermatofitos, estas levaduras no afectan el pelo. A pesar de que la Candida albicans no es un saproftio común de la piel, puede producir enfermedades de la misma cuando el niño presenta alteraciones inmunitarias.

Formas de presentación:

Formas localizadas:

Intértrigo candidiásico:

  • Factores predisponentes: Poca higiene, falta de ventilación y mantenimiento de la humedad.
  • Puede tener las siguientes localizaciones: Submamario, axilar, interglúteo e inguinal.
  • La lesión comienza por el fondo del pliegue y progresivamente se va extendiendo de forma bilateral, inicialmente consiste en una vesículo-pústula, la cual se rompe y confluye con otras para formar una placa eritematosa, con bordes descamativos.

Muguet:

  • Esta se localiza sobre la lengua o en la mucosa bucal en forma de placas blancas y confluyentes con aspecto cremoso, la cual se puede remover fácilmente.
  • Debajo de la placa, se observa una mucosa hiperémica producto de las pequeñas manchas rojas que aparecen en un inicio.

Muguet (Infecciones micóticas cutáneas)

Forma miliar:

  • Similar a las lesiones que se observan en casos de sudamina.
  • Son pápulas-pustulosas que se observan sobre una base eritematosa.

Interdigital:

La lesión es eritematosa y se localiza entre el 3º y 4º dedo, con un borde descamativo bien delimitado.

Paroniquia-Onicomicosis:

  • La lesión inicia en el borde lateral de la uña y posteriormente se extiende al resto, además hay afectación de partes blandas.
  • El pliegue periungueal se observa hinchado y eritematoso, hay dolor a la palpación.
  • A veces se observa salida de exudado seroso o purulento.

Dermatitis perioral:

Se suele observar es una forma de queilitis triangular.

Formas difusas:

Estas infecciones micóticas cutáneas se presentan con poca frecuencia y en los siguientes grupos de edades:

  • Neonatos: Entre las primeras 24 horas de vida, en donde se observan en primer lugar lesiones eritematosas diseminadas que posteriormente pasan a ser vesículas, ampollas o pústulas.
  • Adolescentes: Se observan lesiones foliculares o nodulares en aquellos adolescentes que usan drogas por vía parenteral.

Diagnóstico:

El diagnóstico se establece clínicamente y sólo será necesaria la confirmación etiológica en casos de formas diseminadas, dicha demostración se puede hacer con un examen microscópico directo para detectar las levaduras y pseudofilamentos, y mediante cultivo.

Diagnóstico Diferencial:

Dependiendo de las formas de presentación de estas infecciones micóticas cutáneas, se deberá establecer diagnóstico diferencial con las siguientes patologías:

Intértrigo candidiásico:

  • Tiña de grandes pliegues.
  • Eczema seborreico.
  • Eritrasma.
  • Psoriasis.

Muguet:

  • Estomatitis.

Perionixis candidiásica:

  • Tiñas ungueales.
  • Panadizos bacterianos.

Tratamiento:

  • El tratamiento de la candidiasis mucocutánea siempre es tópico, se puede utilizar terbinafina, nistatina, ciclopiroxolamia e Imidazoles durante 5-7 días, excepto en el caso de una paroniquia, que requerirá de 3-4 meses de tratamiento.
  • Se deben seguir medidas para evitar la humedad constante y otros factores predisponentes.

Si te interesa saber más sobre la candidiasis en niños, pincha aquí.

3.- Pitiriasis Versicolor:

Estas infecciones micóticas cutáneas son crónicas, pero generalmente asintomáticas, que son producidas por una levadura que pertenece al género Malassezia, la cual es componente normal de la flora de la piel, en especial a partir de la pubertad.

Manifestaciones clínicas:

  • No hay afectación sistémica y en los lactantes es muy poco habitual que se presente, pero cuando sucede, las lesiones suelen localizarse en cara y cuello.
  • Localizaciones frecuentes: Parte superior del tórax, cuello y miembros superiores.
  • Las lesiones son máculas uniformes que tienen tendencia a confluir y con ligera descamación superficial, el color es variable y va desde amarillo pardusco hasta marrón, algas veces se pueden presentar como hipocrómicas.

Pitiriasis versicolor (infecciones micóticas cutáneas)

Diagnóstico:

  • Es clínico, pero observar la piel con la lámpara de Wood resulta útil para la orientación diagnóstica.
  • Se puede confirmar la presencia del hongo con un examen directo de la muestra recogida (descamación) al aplicar hidróxido de potasio, con lo que puede observarse la presencia de racimos redondeados.

Diagnóstico Diferencial:

Algunas patologías con las cuales debe hacerse diagnóstico diferencial de estas infecciones micóticas cutáneas son:

  • Pitiriasis rosada: Las lesiones suelen ser más grandes y son de color salmón.
  • Pitiriasis alba: Las lesiones se localizan en cara y se presenta en niños que tienen historia de atopia.
  • Vitilígo: En donde hay despigmentación en vez de hipopigmentación.
  • Secundarismo luético: Es fácil diferenciarlas, porque en esta condición las lesiones a pesar de ser redondeadas u ovaladas, se presentan sólo en palmas y plantas.
  • Eccemátides acromiantes.
  • Leucodermias postinflamatorias.

Tratamiento:

  • El tratamiento es tópico, con sulfuro de selenio al 2,5% en champú por 7 noches.
  • En el caso de no contar con dicho champú, entonces se pueden usar preparados imidazólicos en gel.
  • Sólo se utilizarán antimicóticos sistémicos si las lesiones son muy extensas o refractarias a las medidas anteriores.

Las infecciones micóticas cutáneas son frecuentes en la edad pediátrica y muchas veces son reflejo de un mal higiene, es por eso que resulta necesario orientar a los padres acerca de ciertas medidas que deben tomar para prevenir que se presente alguna de ellas.

Por fortuna, tienen un buen pronóstico, incluso las formas inflamatorias de las tiñas que suelen ser lesiones más grandes y aparatosas; sin embargo, con el tratamiento ideal, la recuperación es total. En casi ningún caso será necesario el uso de antimicóticos sistémicos, a menos de que no haya respuesta al tratamiento con antigfúngicos tópicos.

 

Incoming search terms:

  • manchas en la piel oscuras picazón en la espalda

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.