Medicina a Tu alcance

Giardiasis ¿Como Reconocer los Síntomas?

Giardia lamblia es un protozoo flagelado que infecta el duodeno y el intestino delgado. La infección da lugar a manifestaciones clínicas, que van desde la colonización asintomática hasta la diarrea aguda o crónica y la malabsorción. Su prevalencia es mayor en los niños que en los adultos. Giardia es endémica en las zonas del mundo con malas condiciones sanitarias y también es una importante causa de morbilidad en los países desarrollados, en los que se asocia con guarderías, residencias para personas con retraso mental y brotes alimentarios o relacionados con el agua, conllevando el parasitismo como la giardiasis. Es un patógeno particularmente significativo en los individuos malnutridos, en ciertas inmunodeficiencias y en la fibrosis quística.

Origen del parasito Giardia Lamblia

La giardiasis es una enfermedad mundial y la Giardia es el parasito intestinal más frecuentemente identificado en los laboratorios de salud pública. La infección por Giardia suele ser esporádica, pero también es un agente etiológico que a menudo se identifica en los brotes asociados con el agua potable.giardasis-2

La prevalencia específica para la edad es más alta durante la infancia y comienza a descender tras la adolescencia. La tasa de portadores asintomáticos de G. lamblia llega al 20-30% en los niños menores de 36 meses de edad que acuden a guarderías. El estado de portador asintomático puede persistir durante varios meses.

Mecanismo de transmisión

Los quistes que salen con las heces de humanos y animales contaminan el agua y los alimentos. El mecanismo de infección es por fecalismo, la dosis mínima infectiva es de 10 quistes, la activación se inicia cuando los quistes pasan por el estomago y se exponen al pH ácido, se desenquistan en el duodeno debido al cambio al pH alcalino. Las sales biliares y el colesterol favorecen su crecimiento, lo que promueve la colonización de duodeno, yeyuno e íleon.giardasis-3La duración del ciclo celular varía entre seis y 20 horas o más. El enquistamiento se inicia debido a la escasez de colesterol; es probable que la carencia de colesterol en la membrana citoplasmática se active la expresión de genes codificadores de la proteína del enquistamiento. Cuando los quistes se excretan con las heces ya son infectivos

La transmisión de la Giardiasis es frecuente en ciertos grupos de alto riesgo que incluyen a los niños y a los trabajadores de las guarderías, a los consumidores de aguas contaminadas, a los viajeros a ciertas áreas del mundo, a los varones que practican sexo con otros varones y a las personas expuestas a determinados animales. El mayor reservorio y vehículo de diseminación de Giardia parece ser el agua contaminada con quistes de Giardia, pero también existe la transmisión alimentaria.

El pico estacional de los casos específicos para la edad coincide con la temporada estival de recreo acuático y podría ser el resultado del amplio uso comunal que hacen los niños pequeños de las piscinas, de la baja dosis infectiva y del largo periodo de viabilidad de los quistes. Además, los quistes de Giardiasis son relativamente resistentes a la cloración y a la radiación con luz ultravioleta. La ebullición es eficaz en la inactivación de los quistes.giardasis-4También existe la transmisión persona-persona, en particular en áreas con malas condiciones higiénicas, con contagio fecal-oral frecuente y hacinamiento. La susceptibilidad individual, la falta de entrenamiento en la utilización del baño, el hacinamiento y la contaminación fecal del medio predisponen a la transmisión de enteropatogenos, incluido Giardia, en las guarderías.

Estos centros desempeñan un papel importante en la transmisión de la giardiasis en el ámbito urbano; las tasas de brotes familiares secundarios llegan a un 17-30%. Los niños de las guarderías pueden excretar quistes durante meses.

Las personas que beben agua de ríos o de fuentes no tratadas durante las acampadas, particularmente en la zona occidental, y los residentes de instituciones para discapacitados mentales presentan también un mayor riesgo de adquirir la infección.

Aunque muchos individuos con SIDA presentan infecciones por Giardiasis relativamente leves, algunos informes sugieren que podrían producirse infecciones graves, a menudo refractarias al tratamiento, en un subconjunto de individuos con SIDA.

Los pacientes con fibrosis quística tienen una incidencia más alta de giardiasis, probablemente debido a factores locales como la mayor cantidad de moco, que puede proteger a Giardia de los factores del huésped en el duodeno. La leche materna contiene glucoconjugados y anticuerpos IgA secretores que pueden proporcionar protección a los lactantes.

Signos y síntomas clínicos de la giardiasis

  • Diarrea 64-100%
  • Malestar general, debilidad 72-97%
  • Distensión abdominal 42-97%
  • Flatulencia 35-97%
  • Retortijones abdominales 44-81%
  • Nauseas 14-79%
  • Heces esteatorreicas, muy malolientes 15-79%
  • Anorexia 41-73%
  • Perdida de peso 53-73%
  • Vómitos 14-35%
  • Fiebre 0-28%
  • Estreñimiento%

El periodo de incubación de Giardiasis es de 1-2 semanas, pero puede ser mas largo. Se produce un amplio espectro de manifestaciones clínicas, que depende de la interacción entre G. lamblia y el huésped.

Los niños expuestos a G. lamblia pueden presentar una excreción asintomática del parasito, diarrea aguda infecciosa o diarrea crónica con signos y síntomas gastrointestinales persistentes, incluido el retraso en el crecimiento y dolor abdominal o retortijones.giardasis-5

La mayoría de las infecciones tanto en niños como en adultos son asintomáticas ( No presentan síntomas). Generalmente no hay diseminación extraintestinal, pero en ocasiones los trofozoitos migran a la bilis o a los conductos pancreáticos.

Las infecciones sintomáticas son mas frecuentes en los niños que en los adultos. La mayoría de los pacientes sintomáticos presenta un periodo limitado de diarrea aguda con o sin febrícula, nauseas y anorexia; en una pequeña proporción de ellos, el curso es intermitente o lento y se caracteriza por diarrea, dolor y distensión abdominal, hinchazón, malestar, flatulencia, nauseas, anorexia y perdida de peso. Inicialmente, las heces son profusas y acuosas y luego se vuelven grasientas, malolientes y flotantes. Las heces no contienen moco, sangre ni leucocitos fecales.

Se pueden dar distintos grados de malabsorción. Las deposiciones anómalas pueden alternarse con periodos de estreñimiento y ritmo intestinal normal. La malabsorción de azucares, grasas y vitaminas liposolubles esta demostrada y puede ser la causa de la notable perdida de peso. La giardiasis se ha relacionado con retraso del crecimiento, y las infecciones repetidas por Giardia con una disminución de la función cognitiva en niños de áreas endémicas.

La giardiasis crónica puede durar varios meses y es devastadora en la población infantil, porque el dolor abdominal se exacerba durante la ingestión de alimentos y los niños dejan de comer, además de que presentan meteorismo, distensión abdominal, flatulencia fétida, malestar general, astenia, adinamia, perdida de peso, talla baja, y déficit cognitivo. Las evacuaciones son blandas, esteatorreicas y fétidas; en ocasiona se alterna con periodos de estreñimiento o evacuaciones de consistencia normal.

Aprende a Como Prevenir la Diarrea en 5 pasos

En esta fase, los pacientes pueden desarrollar malabsorción de vitamina A y B12, micronutrientes como hierro y zinc, proteínas, lípidos y carbohidratos, sobre todo lactosa, sacarosa, maltosa, e isomaltosa. Los individuos que cursaron con malabsorción de lactosa pueden mostrar intolerancia a la leche, por lo que se recomienda no ingerir productos lácteos durante los primeros 30 días después del tratamiento.

El diagnostico diferencial se establece con enfermedad celiaca, esprúe, enteritis trópica, ulcera duodenal, hernia hiatal, así como otras infecciones por Isospora, Crystosporidium, Strongyloides Stercoralis.

Diagnostico

Se debe sospechar una giardiasis en los niños pequeños que acuden a guarderías y en cualquier persona en contacto con un caso conocido o con antecedentes de viaje reciente a un área endémica que presente diarrea persistente, diarrea intermitente o estreñimiento, malabsorción, dolores abdominales e hinchazón, retraso en el crecimiento o perdida de peso.

En los pacientes en los que se sospeche el diagnostico pero el resultado de las pruebas realizadas en muestras de heces sea negativo se debe realizar un aspirado o biopsia del duodeno o del yeyuno proximal. En una muestra fresca. La biopsia puede servir para hacer cortes tisulares con el fin de identificar Giardia y otros enteropatogenos, así como para ver los cambios histológicos.

Se debe considerar la realización de una biopsia del intestino delgado en los pacientes que presenten síntomas clínicos característicos, resultados negativos en el examen de heces y de liquido duodenal y 1 de los siguientes: hallazgos anómalos en la radiografía abdominal, como edema y segmentación del intestino delgado; resultado anómalo de la prueba de tolerancia a lactosa; ausencia de nivel de IgA secretora; hipogammaglobulinemia, o aclorhidria.

Los laboratorios pueden reducir los costes de reactivos y de personal agrupando las muestras para detección de Giardiasis antes de evaluarlas por microscopia o por EIA. Para monitorización medioambiental se ha utilizado la reacción en cadena de la polimerasa y sistemas específicos de detección basados en sondas genéticas, pero por ahora siguen siendo herramientas destinadas a la investigación.

Los estudios radiográficos con contraste del intestino delgado muestran hallazgos inespecíficos, como el engrosamiento irregular de los pliegues mucosos. El hemograma suele ser normal. La giardiasis no es invasora y no provoca eosinofilia.

Tratamiento

Los niños con diarrea aguda en los que se identifica Giardiasis deben recibir tratamiento. Por otra parte, los que manifiesten un retraso en el crecimiento o malabsorción o síntomas digestivos como diarrea crónica también deben ser tratados.

Los excretores asintomáticos generalmente no reciben tratamiento, excepto en determinadas circunstancias, como el control de un brote, para la prevención de la transmisión familiar de los niños pequeños que empiezan a andar a las embarazadas y a pacientes con fibrosis quística o hipogammaglobulinemia, y en las situaciones que requieren tratamiento antibiótico oral, en las que Giardia podría inducir una malabsorción del fármaco.

Pronostico

En algunos pacientes, a pesar de un tratamiento correcto los síntomas recidivan sin que se pueda documentar una reinfeccion y sin presentar un estado de inmunodeficiencia como una anomalia en las inmunoglobulinas. Varios estudios han demostrado que existe variabilidad en cuanto a la sensibilidad antibiótica entre cepas de Giardia, y en algunos casos se han encontrado cepas resistentes.

El tratamiento combinado puede resultar útil en aquellos pacientes en los que la infección persiste tras un tratamiento con un único fármaco, asumiendo que no se ha producido una reinfección y que la medicación se tomo de manera adecuada.

Prevención

Las personas infectadas o en riesgo deben lavarse las manos tras cada contacto con heces. Esto cobra especial importancia en los cuidadores de ninos que usan panales en las guarderias, donde la diarrea es frecuente y la tasa de portadores de Giardiasis elevada. Los metodos de purificacion de las aguas publicas incluyen la cloracion, la sedimentacion y la filtracion.giardasis-6

La inactivacion de los quistes mediante cloro requiere la coordinacion de multiples variables, como la concentracion de cloro, el pH del agua, la turbiedad, la temperatura y el tiempo de contacto. Estas variables no se pueden controlar correctamente en todos los municipios y es difícil hacerlo en las piscinas. Las personas con diarrea, especialmente los niños que utilicen panales, no deben usar las piscinas. También se debe evitar tragar agua de las piscinas o beber agua no tratada de pozos, lagos, fuentes, lagunas, riachuelos y ríos.

Los viajeros a áreas endémicas no deben ingerir alimentos crudos que puedan haber crecido, ser lavados o preparados con agua potencialmente contaminada. El agua que se va a beber se puede purificar mediante un filtro con un tamaño de poro de 1 mm, o bien hirviendo el agua durante al menos 1 minuto. El tratamiento del agua con cloro o yodo es menos eficaz pero puede emplearse como método alternativo cuando no se puede filtrar ni hervir.

1 comentario
  1. […] Lee sobre: Giardiasis ¿Como Reconocer los Síntomas? […]

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.