La inducción del parto se refiere a una serie de procedimientos los cuales están dirigidos a desencadenar contracciones uterinas para que se produzcan las modificaciones cervicales necesarias, es decir, el borramiento y la dilatación del cuello uterino, antes de que se inicie el trabajo de parto de forma espontánea, mediante el uso de medios mecánicos y/o farmacológicos para que el parto se pueda producir por vía vaginal.

Se debe tener en cuenta, que la inducción del parto no es lo mismo que conducción del parto, ya que este último consiste en  aumentar tanto la frecuencia como la cantidad de las contracciones uterinas que ya se iniciaron de forma espontánea. Para realizar la inducción del parto, deben presentarse las siguientes condiciones:

  • Ausencia de desproporción feto-pélvica.
  • Feto en posición cefálica de vértice.
  • Peso fetal entre 1,5-4 kilogramos.
  • Índice de Bishop mayor a 6 puntos.

Inducción del parto 1

A su vez, la maduración cervical es el proceso que comprende los cambios de forma, posición consistencia y dilatación del conducto endocervical que son necesarios para que el parto se produzca por vía vaginal, las características de un cuello maduro son:

  • Posición central.
  • Consistencia blanda.
  • Borrado.
  • Dilatado.

Indicaciones de la inducción del parto:

Hay varias indicaciones para la inducción del parto, las cuales esencialmente engloban todas aquellas situaciones en que se debe interrumpir el embarazo porque está en riesgo la vida de la madre, del feto o de ambos. Por lo que tenemos entonces:

Enfermedad materna que de continuar con la gestación, agravaría su salud además de comprometer el bienestar fetal:

  • Hipertensión arterial inducida por el embarazo.
  • Diabetes gestacional.
  • Embarazo cronológicamente prolongado.
  • Ruptura prematura de membranas.
  • Corioamnioitis.
  • Muerte fetal intrauterina.
  • Restricción del crecimiento intrauterino.
  • Isoinmunizació Rh.

Contraindicaciones de la inducción del parto:

A pesar de las muchas indicaciones para la inducción del parto, a su vez, también hay contraindicaciones para la misma, es decir, condiciones en las cuales no se puede realizar la inducción del parto.

Contraindicaciones absolutas:

Por las que ningún motivo debe realizarse la inducción del parto:

  • Antecedentes de rotura uterina.
  • Presentaciones viciosas.
  • Prolapso del cordón umbilical.
  • Infección activa por herpes virus.
  • Placenta previa.
  • Desproporción feto-pélvica.
  • Cáncer de cuello uterino.
  • Sufrimiento fetal agudo.

Contraindicaciones relativas:

Estas dependerán del facultativo y evaluando las condiciones maternas y fetales:

  • Embarazo múltiple.
  • Polihidramnios.
  • Multiparidad.

Índice de Bishop:

Este es un sistema utilizado para estimar las posibilidades de éxito de la inducción del parto, a través de la puntuación obtenida al evaluar distintos parámetros, que incluyen: La dilatación, el borramiento, el descenso fetal, la posición del cuello y su consistencia. A continuación se muestra el índice de Bishop:

Inducción del parto 2

Si la puntuación obtenida es menor a 6 puntos, entonces se debe administrar prostaglandinas para que el cuello uterino madure y si la puntuación es mayor a 6 puntos, entonces se pueden administrar oxitócicos para la inducción del trabajo de parto.

Métodos de Preinducción:

Estos son distintos métodos que pueden ser farmacológicos o no farmacológicos que ayudan a la maduración del cuello uterino, por lo que se van a utilizar de manera previa antes de comenzar con la inducción del parto propiamente dicha, la cual está dirigida al desencadenamiento de las contracciones.

No Farmacológicos:

Estimulación del pezón:

Esto puede iniciar las contracciones uterinas, sin embargo, las mismas no serán efectivas por lo que no se garantiza el borramiento y la dilatación del cérvix.

Maniobra de Hamilton:

Está destinada a despegar las membranas ovulares con los dedos, para esto se deben introducir uno o dos dedos en el espacio extralobular que se encuentra por encima del orificio cervical interno, se giran 360 º, provocando:

  • Liberación endógena de prostaglandinas.
  • Reducción del volumen uterino.
  • Estimulación del cuello uterino.

En conjunto, todo esto produce la dinámica uterina.

Contraindicaciones:

  • Placenta previa.
  • Infecciones vaginales.

Dilatación cervical:

Este es un método para provocar la dilatación del cuello uterino de forma artificial, se realiza con una sonda de Foley que se introduce a través del cuello uterino, posteriormente el globo se debe insuflar con 30 mL de solución fisiológica y se comienza a retirar lentamente hasta que se alcance el orificio cervical interno, esta sonda se debe fijar al muslo y mediante un goteo continuo de solución fisiológica a razón de 3040 mL/hora se puede abrir el canal cervical, favoreciendo así la amniotomía.

Amniotomía:

También conocida con el nombre de amniorrexis (ruptura de las membranas ovulares), se refiere a un método con el cual se rompen de manera artificial dichas membranas mediante el uso de un amniotomo. Las ventajas de realizar una amniotomía son:

  • Disminuir el tiempo de inducción del parto.
  • Permite observar las características del líquido amniótico.

Inducción del parto 3

En cuanto a las desventajas destacan: Las cuales pueden presentarse, pero esto no quiere decir que es absoluto, solo se van a presentar en algunos casos:

  • Infecciones maternas y fetales.
  • Procidencia del cordón umbilical.

Farmacológicos:

Como su nombre lo indica, consiste en la administración de un fármaco, específicamente un análogo sintético de las prostaglandinas E1 como lo son el Misoprostol y el Cytotec, estos fármacos deben ser correctamente dosificados y ser manejados con precaución, van a producir maduración del cuello uterino, mediante la disminución de las fibras de colágeno, lo que permite que entre las mismas se intercale una mayor cantidad de agua y a su vez, aumenta la frecuencia y la intensidad de las contracciones del músculo liso.

Ventajas:

  • Bajo costo.
  • Disponibilidad.
  • Fácil administración.

Desventajas:

Esencialmente la taquisistolia que genera en la paciente.

Contraindicaciones:

Los casos en los cuales no se pueden utilizar métodos de preinducción farmacológicos son:

  • Pre-eclampsia grave.
  • Eclampsia.
  • Antecedente de intervención quirúrgica.
  • Edad gestacional menor a 34 semanas.

Fallo en la maduración cervical:

Cuando luego de haber utilizado los métodos de preinducción previamente descritos, aún no se logra la maduración cervical y el índice de Bishop es menor a 6 puntos, es decir, desfavorable, entonces se debe proseguir con la inducción del parto y si la misma no es efectiva, entonces se deberá realizar una cesárea. Hay algunas condiciones en las cuales, lo más probable es que la atención del parto sea mediante una cesárea, tenemos:

  • Primigesta y talla menor a 155 centímetros: El embarazo finalizará con una cesárea en el 75% de los casos.
  • Dos gestas, sin antecedente de cesárea previa, índice de Bishop igual o menor a 2 puntos, talla menor a 162 centímetros o peso fetal estimado en 3500 gramos: Hay una probabilidad del 70% de que el parto sea atendido mediante cesárea.
  • Embarazada con antecedente de cesárea anterior, talla menor a 162 centímetros o peso estimado fetal mayor a 3500 gramos: El parto será atendido por cesárea en un 90% de los casos.

Inducción del parto:

 Luego de la maduración del cuello uterino, se procede a la inducción del parto propiamente dicha, la cual va a realizarse mediante la administración de Oxitocina sintética, conocida con el nombre de Syntocinon; ya que este fármaco va a estimular de manera selectiva a las células del músculo liso del útero, lo que aumenta la permeabilidad de la membrana celular al sodio, produciendo de esta forma las contracciones uterinas. Se debe administrar por vía endovenosa y se diluye en solución glucosada, se debe vigilar cuando se administra este fármaco:

  • Frecuencia cardíaca fetal.
  • Hiperestimulación contráctil.
  • Bradicardia fetal: Si se llega a presentar, se debe detener inmediatamente la administración del fármaco.

Complicaciones asociadas:

Las cuales se pueden presentar en aquellos casos en donde se administren dosis por encima de lo recomendado:

  • Rotura uterina.
  • Alteración brusca de la frecuencia cardíaca fetal, provocando un sufrimiento fetal agudo.
  • Desaparición de la dinámica uterina.
  • Pérdida de la altura de la presentación.

Lo ideal en un trabajo de parto, es que el mismo progrese de forma natural y sin el uso de ningún medio que pueda alterar su evolución, sin embargo, en muchos casos es necesaria la inducción del parto, ya sea por condiciones materna o fetales o porque el mismo se está prolongando anormalmente.

Comúnmente los métodos que más se utilizan son los de preinducción del parto, porque ayudan al que período dilatante sea menos prolongado, siendo entonces la amniorrexis artificial (amniotomía) el método de elección para estos casos excepto cuando hay alguna contraindicación y en la mayoría de los casos, el Syntocinon se administra de forma rutinaria en todas aquellas mujeres cuando se encuentran en la sala de parto, pero como ya se explicó, este es un método de inducción del parto y no es absolutamente necesario a menos que esté indicado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here