Descubre las principales causas del Ojo Rojo y Doloroso

El ojo rojo y doloroso se puede deber a muchas causas, siendo esencial diferenciar una patología de otra porque algunas son transitorias y por el contrario otras son tan graves que comprometen el sentido de la visión. Este es uno de los motivos de consulta más frecuentes, en vista del gran número de causas que pueden originarlo.

A continuación se describirán algunas causas frecuentes de ojo rojo y doloroso, ya que son diversas.

ojo rojo y doloroso 1

Párpado Rojo:

A pesar de no ser propiamente un ojo rojo y doloroso, pues si afecta el sistema ocular, por lo que es importante tener en cuenta las distintas patologías que afectan al párpado:

1.- Blefaritis:

Es la inflamación de los párpados, que se presenta generalmente en su borde libre, este es un proceso que tiene una evolución crónica y que puede originar un orzuelo o un chalazión. Hay exceso de producción de la capa grasa y colonización por parte de estafilococos, encontrándose en la inspección una superficie grasa y ulcerada, también se observan costras con detritus descamados; su aparición se asocia con frecuencia al acné rosácea y a la dermatitis seborreica.ojo rojo y doloroso 2Tratamiento:

  • Colocar compresas calientes.
  • Mantener higiene de los párpados.
  • Utilizar antibióticos tópicos combinados con esteroides.

2.- Orzuelo:

Esta es una causa frecuente ojo rojo y doloroso, que consiste en una masa que se localiza en el borde del párpado acompañada de signos de flogosis, se produce debido a la infección y posterior inflamación de la glándula de Meibomio (orzuelo interno) o de las glándulas superficiales y accesorias de Zeis o Moll (orzuelo externo), la infección se produce por estafilococos.

Stye.

Tratamiento:

  • Colocar sobre el ojo una gasa empapada en agua tibia por 5 minutos para ayudar a desinflamar.
  • Utilización de antibióticos por vía oral.
  • También, usar antibióticos combinados con esteroides tópicos.

3.- Chalazión:

Esta es una inflamación granulomatosa de la glándula de Meibomio, debido a un taponamiento de su conducto de salida, produciendo acumulo de la grasa que se produce con normalidad, pero no es dolorosa por lo que no produce ojo rojo y doloroso, sólo es una masa sin signos de flogosis, sin embargo, es importante tenerla en cuenta para realizar diagnóstico diferencial con otras lesiones.

ojo rojo y doloroso 4

Tratamiento:

  • Se debe aplicar calor local.
  • Usar esteroides.
  • En algunos casos, son lesiones muy grandes, que necesitan de una pequeña incisión para ser evacuadas, requiriendo entonces de antibioticoterapia profiláctica.

4.- Dacriocistitis:

Es la inflamación del sistema de drenaje lagrimal, producida por obstrucción de dicho sistema. Ocasiona un ojo rojo y doloroso, acompañado de epifora (lagrimeo) y al realizar presión sobre el saco lagrimal hay reflujo de moco o pus; es recomendable en estos casos el uso de antibióticos tópicos y por vía oral.

ojo rojo y doloroso 7

Celulitis:

Esta es la inflamación del tejido celular subcutáneo que rodea al ojo, su causa es de origen infeccioso y se divide en:

ojo rojo y doloroso 6

1.- Celulitis Preseptal:

Inflamación del tejido celular subcutáneo localizado por delante del septum orbitario, el párpado adquiere un aspecto completamente inflamado y se acompaña de signos de flogosis, el tratamiento consiste en el uso de antibióticos por vía oral y cuando se presenta en niños, se debe tener mucha precaución porque rápidamente progresa a una celulitis orbitaria que puede ocasionar una meningitis.

2.- Celulitis Orbitaria:

Esta puede estar desencadenada por una celulitis preseptal o presentarse de una vez en esta modalidad, hay secreción purulenta, proptosis (ojo inflamado y rojo), miosistis (hay dolor a los movimientos musculares) y neuritis (hay disminución de la agudeza visual). Esta es una emergencia médica y debe ser tratada como tal, por lo que requiere de hospitalización y la administración de antibióticos preferiblemente por vía parenteral.

Ojo Rojo y Doloroso:

Ahora sí, se expresarán las distintas causas que originan un ojo rojo y doloroso propiamente dicho, tenemos entonces:

1.- Conjuntivitis:

En conjunto, las conjuntivitis son la causa más frecuente del ojo rojo y doloroso, siendo un proceso inflamatorio de las conjuntivas. Dependiendo del mecanismo por el cual esté originada y el agente causa, se clasifica en:

ojo rojo y doloroso 9

Conjuntivitis Bacteriana:

Es fácilmente diferenciable de la conjuntivitis viral, porque esta no produce dolor, además no afecta la agudeza visual, a pesar de que si se presenta enrojecimiento de la conjuntiva y hay secreción purulenta. Estas conjuntivitis se pueden tratar de forma sencilla, con el uso de antibióticos tópicos.

Conjuntivitis Viral:

Estas conjuntivitis son muy agudas y producen un ojo rojo y doloroso, en realidad, son sumamente dolorosas y a pesar de que se presenta secreción abundante, la misma no es purulenta sino hialina, por lo que se puede diferenciar de una conjuntivitis bacteriana. El tratamiento consiste en el uso de AINES combinados con antibióticos, en vista de que la misma puede sobreinfectarse.

Conjuntivitis Alérgica:

Esta se presenta con mucha frecuencia, incluso más que las conjuntivitis de origen infeccioso, pero suele confundirse con las mismas en vista de que también produce un ojo rojo y doloroso, sin embargo, es característico de estos casos el prurito y hay secreción hialina solo que no tan abundante, este es un tipo de conjuntivitis crónico, en vista de su evolución y recurrencia.  Su tratamiento consiste en el uso de antialérgicos tópicos, además las compresas frías suelen aliviar el prurito y los síntomas asociados al ojo rojo y doloroso.

2.- Uveítis:

Es la inflamación intraocular de la úvea, producida por mecanismos inmunológicos; esta es otra de las causas de ojo rojo y doloroso y en general se manifiesta con disminución de la agudeza visual, el dolor comienza de forma lenta y progresiva, volviéndose el humor vítreo traslúcido. Se diferencian dos tipos según la localización:

ojo rojo y doloroso 8

 Uveítis Anterior:

Esta también se conoce con el nombre de iritis o iridocilitis, esta es una lesión que se observa con frecuencia en algunas enfermedades como sarcoidosis, psoriasis, enfermedad de Bechet y artritis reumatoide juvenil, y en algunos casos se asocia a ciertas infecciones. El tratamiento consiste en el uso de corticoesteroides por vía tópica, esto debe ser hecho con precaución y no durante un tiempo prolongado de tratamiento.

Uveítis Posterior:

Esta se puede diferenciar de la anterior, porque se identifica inflamación del humor vítreo, de la retina o de la coroides cuando se examina el ojo, específicamente al realizar el fondo de ojo. Esta condición produce ojo rojo y doloroso, siendo originada por alguna enfermedad sistémica, que pueden ser inmunitarias e infecciosas; además esta es más frecuente que la uveítis anterior. El tratamiento consiste en tratar la causa base.

3.- Glaucoma:

El glaucoma es una neuropatía óptica que produce afectación del campo visual, pudiendo o no estar relacionado con hipertensión ocular, específicamente el que produce ojo rojo y doloroso es el glaucoma de ángulo cerrado agudo, que a pesar de no ser muy frecuente, rara vez es diagnosticado correctamente, tiene las siguientes características:

  • Hay disminución de la agudeza visual de forma brusca.
  • Ángulo iridocorneal estrecho.
  • Ojo rojo y doloroso y pétreo.
  • Aumento de la presión intraocular.
  • Concomitantes: Cefalea, náuseas, vómito.

El glaucoma debe ser tratado de manera rápida por un oftalmólogo.

A continuación, se muestra un cuadro comparativo de las principales características de las causas de ojo rojo y doloroso.

Ojo rojo y doloroso 5

4.- Abrasiones corneales:

Estos son daños que se producen en la córnea, generando un ojo rojo y doloroso, producidas por cuerpos extraños, por lo que debe examinarse correctamente la superficie ocular en busca de dicho cuerpo y al identificarse se deben realizar lavados del ojo con solución fisiológica abundante y si el cuerpo extraño no sale aún, se puede retirar con una torunda de algodón humedecida; en los casos graves de abrasiones corneales, se debe colocar un parche sobre el ojo afectado, si por el contrario fue leve, esta medida no es necesaria.

5.- Hemorragia subconjuntival:

Esta se produce debido a la ruptura de los pequeños vasos que atraviesan la conjuntiva y aunque muchas veces aparece de forma espontánea, algunas veces se asocia con la tos muy intensa o a una contusión. Esta produce un ojo rojo muy llamativo, pero no suele acompañarse de dolor, además de que no afecta la agudeza visual y la hemorragia cede sin ningún tratamiento.

6.- Queratitis:

Son atribuibles frecuentemente a dos causas principales: infección por clamidias y déficit de vitamina A asociado a desnutrición, otra de las causas es la infección por hongos, además de que representa una de las causas más frecuentes de ceguera debido al riesgo de:

  • Opacidad corneal.
  • Cicatrización.
  • Perforación.

Estas suelen cursar con ojo rojo y doloroso, fotofobia, pérdida aguda de la agudeza visual y secreción y es una condición tan agresiva que el tratamiento antibiótico empírico debe iniciarse inmediatamente.

7.- Epiescleritis:

Es la inflamación de la epiesclerótica (capa fina de tejido conectivo entre la conjuntiva y la esclerótica), es muy parecida a la conjuntivitis, pero en estos casos no hay secreción, normalmente es de origen idiopático, es decir, no se conoce su causa y debe ser tratada con el uso de AINES.

8.- Endoftalmitis:

Infección de las estructuras internas de ojo, adquiridas por vía hematógena, ya sean de origen bacteriano, viral, fúngico o parasitario. Son pacientes en riesgo para padecer endoftalmitis los diabéticos, inmunodeprimidos, que tengan enfermedades crónicas, aquellos con antecedentes de cirugía ocular o de cateterismo. En la mayoría de los casos, el paciente presenta un ojo rojo y doloroso, sin embargo, en algunas oportunidades, sólo se manifiesta con una pérdida aguda de la agudeza visual.

El ojo rojo y doloroso son hallazgos que suelen causar incertidumbre en la persona que los presenta, por lo que acudirá casi de inmediato con un facultativo, lo cual es muy importante, porque como se describió, hay algunas causas de ojo rojo y doloroso cuyo tratamiento es bastante sencillo, sin embargo, se pueden presentar otros casos en los cuales es necesaria una atención médica especializada de forma rápida.

Si presentas un ojo rojo y doloroso, no te automediques y tenlo siempre presente, porque no es lo mismo un ojo rojo y doloroso de origen infeccioso que incluso puede ser bacteriano o viral difiriendo por completo en sus tratamientos, sino que puede ser incluso de origen alérgico o producto de alguna enfermedad sistémica o autoinmunitaira y esto sólo lo puede determinar un médico.

No está recomendado el uso prolongado de gotas oftálmicas que contengan esteroides, porque las mismas pueden provocar:

  • Glaucoma.
  • Cataratas.
  • Infecciones.

Incoming search terms:

  • ojo rojo no doloroso

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.