Medicina a Tu alcance

Demencia: Síndrome Que Puede Afectar al Adulto Mayor

La demencia es un síndrome adquirido, lo que implica que puede ser producido por diversas causas que llevan a disfunción cerebral, además de ser un proceso crónico que se caracteriza por deterioro de las funciones cognitivas y/o alteraciones conductuales. En conjunto, las demencias constituyen un gran problema de salud a nivel mundial y no sólo esto, sino que acarrea problemas sociales.

Cada año, la prevalencia de los casos de demencia incrementa y esto se debe a que cada vez los adultos mayores son más. La demencia se incluye dentro del grupo de los síndromes geriátricos, siendo uno de los más frecuentes, además es la causa más común de trastornos cognitivos en adultos mayores.

Para saber más sobre los síndromes geriátricos, pincha aquí.

Establecer un diagnóstico precoz es primordial para garantizar un mejor pronóstico. En vista de que existen muchos tipos de demencias, lo más importante es identificar cuál tiene la persona y a partir de eso, decidir el tipo de intervención más ideal, pero generalmente, el tratamiento está a cargo de varios profesionales que trabajan en conjunto.

Demencia

¿Cómo diagnosticar una demencia?

Para su diagnóstico, se debe tener en cuenta, que las demencias se caracterizan por dos aspectos fundamentales:

  • Hay deterioro en relación con el funcionamiento cognitivo previo.
  • Los síntomas interfieren con el trabajo y/o con las actividades habituales.

Criterios Diagnósticos:

Son utilizados para establecer el diagnóstico en una persona que presente los dos aspectos previamente mencionados. Pero, estos criterios varían dependiendo de la bibliografía consultada, siendo unos de los más usados los del DSM-IV, pero estos tienen limitaciones importantes porque los basan en la demencia de tipo Alzheimer y no en todas las demencias. Algo similar ocurre con los criterios establecidos por el CIE-10. Es por eso, que actualmente prefieren usarse los criterios establecidos por Knopman y colaboradores:

1.- Trastornos en uno o más dominios cognitivos:

  • Alteraciones del lenguaje.
  • Trastornos de la memoria.
  • Alteraciones de las capacidades espaciales, de la orientación espacial y del reconocimiento de objetos.
  • Dificultades para resolver tareas complejas.

2.- Trastornos de la capacidad de razonamiento.

3.- Dichos trastornos interfieren con el trabajo, actividades sociales y/o relaciones personales.

4.- Los trastornos cognitivos representan un deterioro significativo en relación con las capacidades previas.

5.- Estos trastornos no sólo se presentan en casos de cuadros confusionales.

A pesar de que estos no están validados aún, es por eso que la mayoría de los especialistas siguen usando los criterios establecidos por el DSM-IV y el CIE-10.

Clasificación de las Demencias:

Las demencias se pueden clasificar de muchas formas dependiendo del parámetro, las clasificaciones más usadas son:

Según la topografía de las lesiones:

Esta se basa en las estructuras que están afectadas, teniendo que las demencias pueden ser:

Subcorticales:

  • Desmielinización.
  • Demencia con cuerpos de Lewy.
  • Neoplasias.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Hidrocefalia.
  • Parálisis supranuclear progresiva.
  • Demencia postraumática.
  • Demencias vasculares.
  • Depresión.
  • Demencias por VIH.
  • Encefalopatías tóxicas.
  • Neurosífilis.
  • Estados de deficiencias vitamínicas.
  • Enfermedades sistémicas.
  • Endocrinopatías.

No dejes de leer: ¿VIH y SIDA son lo mismo?

Corticales:

  • Atrofias corticales asimétricas.
  • Demencia frontotemporal.
  • Enfermedad de Alzheimer.

Según su causa:

Las demencias se caracterizan por ser atribuidas a un trastorno orgánico que afecta la función cerebral. Entre las causas más comunes están:

Neoplasias:

  • Meningitis carcinomatosa.
  • Encefalitis límbica.
  • Tumores cerebrales primarios y metastásicos.

Degenerativas:

  • Parálisis supranuclear progresiva.
  • Enfermedad de Alzheimer.
  • Demencias asociadas a enfermedad de Parkinson.
  • Demencias por cuerpos de Lewy.
  • Enfermedad de Huntington.
  • Demencia frontotemporal.

Tóxicas:

  • Asociada al alcohol.
  • Otros tóxicos: Plomo, aluminio, bismuto y arsénico.

Vasculares:

  • Hipoxia.
  • Multiinfarto.
  • Hemorragias.
  • De pequeños vasos (Leucoencefalopatía, microinfartos y lacunares).
  • Infartos estratégicos.

Metabólicas o Nutricionales:

  • Pelagra.
  • Hipo e hipertiroidismo.
  • Déficit de ácido fólico.
  • Hipo e Hiperparatiroidismo.
  • Déficit de vitamina B12.
  • Insuficiencia renal.
  • Enfermedad de Wilson.
  • Insuficiencia hepática.

Si quieres saber más sobre la insuficiencia renal, te recomiendo leer: Falla renal aguda y sus tres tipos.

Infecciosas:

  • Encefalitis herpética.
  • Neurosífilis.
  • Enfermedad de Lyme.
  • Asociada al SIDA.

A continuación, se describirán brevemente algunos de los tipos de demencias más frecuentes que se presentan.

1.- Demencia Senil:

La demencia senil no es una enfermedad, sino el deterioro de las funciones cognitivas de un individuo, esta  ocurre con mayor frecuencia a partir de los 65 años de edad y no se observa predominio por ningún sexo.

¿Qué provoca Demencia Senil?

La causa de este trastorno puede ser el envejecimiento en sí, que combinado con otras enfermedades, originan el deterioro de las funciones cognitivas del adulto mayor:

  • Alteraciones vasculares.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Lesiones ocupantes de espacio (tumores).
  • Síndrome de Down.
  • Enfermedad de Pick.

Síntomas de Demencia Senil:

La persona afectada por esta condición presenta alteración de las funciones cognitivas (memoria, comportamiento, razonamiento), entre los síntomas iniciales destacan:

  • Insomnio: A pesar de que el insomnio es frecuente en la tercera edad, en ancianos que tienen demencia senil, este se acentúa.
  • Pérdida de la memoria: Se comienzan a olvidar algunas cosas de fecha reciente, especialmente citas y progresivamente se olvidan fechas de cumpleaños y nombres de familiares.
  • Cambios en la forma de caminar: Los familiares notan que no caminan igual que antes.
  • Repetición de preguntas: Suelen hacer las mismas preguntas reiteradamente.
  • Comportamientos inadecuados: El afectado presenta actitudes que son inadecuadas, lo que lleva a dificultad para la convivencia, además se adoptan comportamientos que antes no poseía.
  • Ansiedad e impotencia con cambios bruscos de humor: Son frecuentes los cuadros de ansiedad o de impotencia producto de no poder realizar actividades cotidianas y progresivamente se hace más irritable.
  • Apatía: Hay pérdida de interés en realizar actividades que antes le gustaban.
  • Problemas de orientación: Específicamente de orientación espacial, presentan dificultad para saber en donde se encuentran.
  • Torpeza en los movimientos: Hay pérdida de la coordinación, por lo que resulta difícil que realice actividades por sí solo.
  • Desorden en el hogar: Toman algunos objetos y los colocan en otros lugares, luego no recuerdan en donde los pusieron y empiezan aparecer en lugares en los que no deberían estar.

Pérdida de memoria en demencia

Diferencias entre Demencia Senil y Enfermedad de Alzheimer:

Si bien es cierto que la enfermedad de Alzheimer entra en el grupo de las demencias, no es igual que demencia senil y entre algunas diferencias están:

  • Mientras que el pronóstico de la enfermedad de Alzheimer no es favorable, la esperanza de vida en casos de demencia senil es mejor. La enfermedad de Alzheimer siempre terminará en muerte, mientras que la otra no.
  • La causa de la enfermedad de Alzheimer es desconocida, mientras que las demencias seniles se deben a causas específicas.
  • A diferencia del Alzheimer, las demencias seniles no son consideradas enfermedades.
  • Los criterios para establecer el diagnóstico son diferentes, ya que si bien, ambos trastornos se caracterizan por producir alteraciones cognitivas, en la enfermedad de Alzheimer predominan las alteraciones de la memoria.
  • Existe predominio por el sexo femenino en la enfermedad de Alzheimer mientras que la demencia senil no tiene predilección por ningún sexo.

¿Cómo diagnosticar Demencia Senil?

  • El diagnóstico puede ser establecido por un médico especialista en geriatría. Primero, será necesario realizar un interrogatorio para identificar ciertos antecedentes y la progresión de los síntomas. Luego, se debe realizar un examen físico completo, prestando especial atención a la exploración neurológica.
  • Resultará necesario realizar estudios complementarios con el fin de descartar ciertas patologías que pudieran estar ocasionando la sintomatología o agravándola.
  • Normalmente se establece el diagnóstico al observar alteraciones de dos o más funciones cerebrales sin que exista pérdida de la conciencia.

¿Cómo manejar la Demencia Senil?

No existe un tratamiento farmacológico específico para tratarla. Por eso, es que el tratamiento está orientado hacia la intervención conductual, con el fin de garantizar una mejor calidad de vida. Estas medidas incluyen:

Higiene personal y aseo:

Las demencias provocan pérdida de memoria y por lo tanto, determinan que la persona afectada no cumpla con normas de higiene básicas.

  • El aseo debe ser una actividad similar a la que el enfermo realizaba antes. De lo contrario, podría generar angustia, ansiedad o miedo. Es importante que la higiene se convierta en algo cotidiano, así el enfermo se acostumbrará.
  • Se debe garantizar privacidad, lo que hará que el enfermo se sienta más seguro.
  • El cuarto en donde se realizará el aseo debe estar bien iluminado, con alfombras antideslizantes y que tenga puertas o cortinas.
  • En el inicio del síndrome, el enfermo aún es capaz de realizar la actividad por sí mismo, sólo hay que orientarlo. Por el contrario, en fases más avanzadas, será necesario ayudarlo debido a la incapacidad para realizar movimientos coordinados.
  • En estos últimos casos, se recomienda que el encargado de realizar la actividad, le informe al enfermo lo que se va a hacer. Preferiblemente, el paciente debe estar sentado para que sea más cómodo.
  • Nunca se debe dejar sólo.

Higiene bucal:

En los casos de demencias incrementa el riesgo de padecer enfermedades bucales. Como son: Caries, halitosis (mal aliento), gingivitis (inflamación de encías), entre otras. Esto se debe a que el enfermo olvida por qué debe cepillarse los dientes o a la apraxia.

  • A diario debe revisarse que no haya ninguna lesión en la cavidad bucal, que podría llevar a disminución del consumo de alimentos.
  • Si el paciente olvida cómo cepillarse, se le debe explicar y pedirle que lo imite.
  • Después de cada comida se debe realizar cepillado de los dientes.
  • Tanto el cepillo como la crema dental deben estar en lugares visibles y accesibles, siempre en el mismo lugar.
  • Se debe aumentar el consumo de líquidos para evitar la resequedad oral.
  • La mayoría de los pacientes tienen prótesis, las cuales también deben mantenerse limpias y libres de microorganismos.
  • Se aconseja el uso de cepillos eléctricos, que facilitan la limpieza de los dientes.
  • Si el paciente no es capaz de enjuagarse, entonces se recomienda el uso de productos similares en spray o gel.

Control de esfínteres:

Los problemas de eliminación son frecuentes en adultos mayores independientemente de si tienen enfermedades seniles. Además, representan uno de los problemas que más avergüenzan al paciente. Es por eso que el cuidador debe brindarle comprensión y tranquilidad para evitar el sentimiento de frustración en el enfermo.

Incontinencia Urinaria:
  • Esto se nota más en fases avanzadas del síndrome, en donde el enfermo no puede controlar el esfínter.
  • Sin embargo, algunas veces el problema no se debe a eso, sino a que no recuerda en donde se encuentra el baño.
  • Hay que resaltar de forma llamativa en donde se encuentra.
  • Se le debe recordar al paciente que vaya al baño, especialmente antes de cada comida para que no sea interrumpida.
  • El acceso al cuarto de baño debe estar libre de obstáculos.
  • La ropa debe ser de fácil manejo para evitar accidentes.
  • Se debe disminuir o restringir el consumo de líquidos antes de que el paciente vaya a dormir.
  • En fases más avanzadas o de demencia terminal, el enfermo no puede controlar el esfínter y no expresa la necesidad de micción. En estos casos, se debe valorar la colocación de una sonda vesical permanente.
Retención urinaria:

Esta puede presentarse en estos pacientes, pero es menos frecuente que la incontinencia. En el caso de que el enfermo tenga una sonda, hay que vigilar:

  • Controlar la ingesta hídrica del paciente, es decir, realizar un balance entre lo que consume y lo que orina. Esto se hace para saber si se deben reducir las cantidades de líquidos.
  • Limpiar zona genital con agua y jabón, luego de esto es que la sonda puede ser retirada.
  • La sonda debe cambiarse de forma periódica y en el caso de que haya signos de infección.
  • La bolsa colectora de orina debe estar debajo de la cama o a una altura adecuada de la pierna. Esto es para evitar el reflujo de orina.
  • Evaluar las características de la orina.
  • Vigilar que la sonda este permeable y que no se acode.
  • La sonda debe estar fijada a la pierna con adhesivo para evitar tirones.
  • Observar si la orina drena continuamente, de lo contrario puede ser necesario un lavado con solución fisiológica.
  • Vigilar el llenado de la bolsa colectora y vaciarla antes de que se llene por completo.
Incontinencia fecal:

Esta se presenta con menos frecuencia que la incontinencia urinaria y también se debe a la incapacidad del enfermo para controlar el esfínter anal. Entre algunas medidas para abordar este problema están:

  • Promover cambios en el hábito intestinal.
  • Se debe valorar la necesidad de utilizar un enema o supositorios de glicerina para poder estimular y vaciar. Si se va a realizar, es aconsejable hacerlo antes o después del desayuno.
  • Intentar normalizar las evacuaciones tanto en cantidad como en frecuencia.
  • Dieta fraccionada, con pequeñas cantidades de comidas.
  • Eliminar alimentos que favorezcan la diarrea.
Estreñimiento:

Este es otro problema frecuente en la tercera edad, pero antes de diagnosticarlo, se debe conocer el hábito intestinal previo del paciente. Algunas medidas para prevenirlo son:

  • Incrementar el consumo de frutas y alimentos ricos en fibra.
  • El uso de enemas o supositorios debe estar indicado por un médico.
  • Consumir agua durante el día, de 6-8 vasos.
  • Mantener hábitos intestinales regulares.
  • Realizar actividad física adaptada a las capacidades de cada paciente.

Alimentación y estado nutricional:

Es importante que el enfermo tenga una dieta que le permita mantener un peso adecuado y que le aporte los nutrientes necesarios. Entre los problemas que dificultan la alimentación en estos enfermos están: Disfagia, apraxia o agnosia (no pueden utilizar los utensilios), anorexia e hiperfagia. Las recomendaciones para mejorar esto son:

Cuidados del anciano con demencia

  • Colocar un babero grande para evitar que la ropa se ensucie porque esto puede avergonzar al enfermo.
  • Establecer horarios para las comidas, de manera que se vuelvan una rutina.
  • Se le debe recordar que la comida primero debe ser masticada y luego es que puede tragar. Vigilar que ejecute esta acción correctamente.
  • El espacio en donde vaya a comer debe ser espacioso y tranquilo.
  • No se debe sobrecargar la mesa con cosas innecesarias.
  • Sólo darle los cubiertos necesarios para el tipo de comida que consumirá.
  • Si no es capaz de manipular los cubiertos, entonces se debe dejar que coma con las manos.
  • Una ayuda en caso de que no pueda manipular los cubiertos es sentarse delante de él y mostrarle cómo hacerlo.

Vestirse:

El proceso de vestirse y desvestirse resulta complejo para el paciente con demencia debido a la pérdida de ciertas capacidades cognitivas. Algunas veces, se les deberá plantear la actividad como un juego para incentivarlo. Algunas medidas a tomar son:

  • Colocar cerraduras en el clóset para evitar que se cambie de ropa innecesariamente durante el día.
  • Seleccionar prendas que sean del gusto del paciente.
  • Al momento de desvestirse, se le debe explicar cómo hacerlo, siempre siguiendo un orden. Luego, se le debe mostrar en donde debe dejar la ropa. Si el paciente no puede hacerlo por sí solo, entonces el cuidador deberá hacerlo, explicándole lo que va a hacer y conservando su privacidad.
  • Se debe sacar del closet ropa innecesaria y que no se vaya a usar.
  • El calzado debe ser cómodo, preferiblemente con suelas antideslizantes y que sean fáciles de poner y quitar.
  • Las prendas deben ser fáciles de vestir y desvestir, evitar el uso de botones.
  • El clóset debe estar organizado según el tipo de ropa, lo que hará más fácil la elección para el paciente.
  • En el caso de que el paciente presente dificultad para mantener el equilibrio, entonces se viste primero la parte inferior y luego el resto.

Sueño:

Los trastornos del sueño son comunes en personas con demencia debido a la somnolencia diurna. Algunas medidas a tomar incluyen:

  • Evaluar si algunas conductas relajantes pueden convertirse en rituales antes de dormir.
  • Aumentar las actividades físicas durante el día, especialmente el ejercicio.
  • Evitar las siestas diurnas.
  • Dar a tomar un vaso de leche o un té si el paciente lo desea, esto ayuda a fomentar el sueño.
  • Eliminar el consumo de sustancias que puedan influir en el sueño (cafeína, alcohol, nicotina).
  • Se deben cerrar las cortinas al anochecer porque esto reduce las sombras, disminuyendo así la confusión del paciente. En las noches, se deben dejar encendidas algunas luces (una tenue en la habitación, la del baño, del pasillo).
  • Se recomienda evitar la ingesta de líquidos o de diuréticos en las noches.

Todas las medidas descritas previamente son comunes a todos los tipos de demencias, no sólo a la senil. Aparte de vigilar todos esos parámetros, siempre será necesaria la terapia con un especialista. Este será el encargado de evaluar las condiciones del paciente de forma periódica y establecerá si las medidas se están aplicando correctamente o no.

2.- ¿Qué es Demencia Vascular?

Estas son secundarias a una o varias lesiones cerebrales de origen vascular, cualquiera que sea su causa. Se identifican los siguientes tipos:

Postictus:

Síntomas de demencia que se dan después de haber presentado cualquier tipo de ictus.

Multiinfarto:

  • Esta es secundaria a infartos corticales repetidos de arterias de gran y de mediano calibre.
  • Se caracteriza por tener un inicio agudo y empeorar cuando ocurren nuevos infartos.
  • Los déficit manifestados por la persona dependerán del territorio afectado.

Subcortical:

Producto de infartos lacunares o por lesiones vasculares de vasos pequeños, entre las causas de esto están:

  • Hipoxia.
  • Arterioesclerosis.
  • Estados de hiperocagulabilidad.
  • Diabetes mellitus.
  • Leucoencefalopatía.

El curso de la enfermedad es progresivo, con deterioro mental, alteración de la marcha, lentitud, incontinencia y signos focales.

Por infarto estratégico:

Debida a un infarto que se produce en un territorio que afecta varias funciones cognitivas.

Mixta:

Este término suele utilizarse para hacer referencia a la demencia vascular que se acompaña de enfermedad de Alzheimer.

3.- ¿Qué es Demencia con Cuerpos de Lewy?

Este es un tipo de demencia que se caracteriza por la asociación de varios trastornos:

  • Demencia: Cursa con fluctuaciones tanto del déficit cognitivo como del nivel de conciencia.
  • Parkinsonismo: De predominio acinético y de afección simétrica, precozmente afecta la marcha. Esta alteración puede estar ausente hasta en el 25% de los casos.
  • Síntomas psicóticos: Ideas delirantes y alucinaciones visuales.
  • Cuerpos y neuritas de Lewy: Son agregados patológicos que se distribuyen por el área límbica, el tronco cerebral y la corteza.

Los primeros tres trastornos se corresponden con el deterioro cognitivo mientras que el último representa las lesiones patológicas.

La demencia se presenta como un síndrome que afecta el estilo y la calidad de vida de los adultos mayores. A pesar de que en cuanto a las manifestaciones clínicas, todos los tipos de demencias son muy similares, se deben diferenciar unas de otras ya que el manejo farmacológico es variable según cada caso.

Ahora queda claro que aunque la enfermedad de Alzheimer es una demencia, no es la única, por lo que nunca deben utilizarse como sinónimos. Es importante que si un especialista establecer el diagnóstico de cualquiera de los tipos de demencias, te orientes acerca de cómo debe ser el cuidado de tu familiar.

Observa el siguiente vídeo para conocer más sobre las demencias y sus tipos:

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.