5 Cuadros comunes en odontología.

 

Cuadros comunes en la práctica Odontológica que debes conocer.

  • Ataque de asma bronquial.

Cuadro en el cual se presenta la obstrucción reversible de las vías aéreas a nivel de los bronquios debido a un suceso alérgico en donde el estrés juega un papel muy importante.

Un ataque de asma bronquial se puede producir como un cuadro único de un fenómeno alérgico, pero también, aunque con poca frecuencia, como resultado de una situación de estrés.

Sintomatología.

En estos cuadros, el paciente cae bruscamente en un estado de asfixia especialmente expiratoria, acompañado por un estridor, se presenta un cuadro o estado de ansiedad, temor e intranquilidad. La piel se hace cianótica, más marcada en la región peribucal y en el lecho de las uñas, las venas del cuello se marcan fuertemente, pueden haber signos de succión respiratoria en el cuello, sudación, taquicardia y elevación de la tensión arterial.

Es muy importante diferenciar este cuadro por uno parecido a la asfixia de la epiglotis ya que el tratamiento de emergencia es distinto.

Tratamiento.

La primera medida que hay que tomar cuando se presenta este cuadro, es la inmediata administración de oxígeno puro (4 a 5 litros por minuto). El paciente se coloca en posición semi sentado y se administra por vía subcutánea 03 a 05ml de adrenalina, y por vía intramuscular o mejor por vía intravenosa 2 ampollas, de 8mg de Decadron y un broconespasmolitico en forma de aerosol. Se requiere asistencia médica de emergencia si el cuadro se hace agudo y persistente, pudiéndose inyectar una segunda dosis de adrenalina y Decadron al transcurrir de 15 a 20 minutos. En un caso persistente se sigue el plan de tratamiento indicado para un shock anafiláctico, obviando por supuesto una traqueotomía, debiendo ser enviado al paciente de urgencia a una estación de terapia intensiva.

  • Taquicardia paroxística.

 

Cuadro donde se presenta una taquicardia de aparición brusca sin causa aparente, relacionada ocasionalmente en situaciones de temor, angustia y estrés.

La taquicardia paroxística es un cuadro que se presenta de manera brusca y desaparece de la misma forma. Se puede observar en personas hipotónicas y/o con la habilidad neurovegetativa, principalmente en jóvenes. En personas mayores este cuadro puede significar un síntoma de una cardiopatía arterioesclerótica, por lo que debe verse con cuidado. La frecuencia del latido cardiaco puede llegar a 160 o más pulsaciones, manteniendo siempre un ritmo regular que el paciente percibe a nivel del cuello. Puede haber una ligera opresión precordial, disnea leve y a veces sensación de desmayo, siendo común que el paciente se angustie al presentarse la taquicardia. El pulso se siente firme y regular. Los ataques suelen ser recurrentes y su duración puede ser muy corta, nada más que segundos, o durar muchas horas. En muchos pacientes jóvenes, al llegar la madurez, desaparece la tendencia a producirse este cuadro. En personas muy mayores la opresión precordial puede hacerse dolorosa hasta producirse una angina de pecho, presentándose además una ligera caída de tensión arterial en el momento del ataque. Estos casos pueden estar relacionados con un daño cardiaco oculto y debe ser investigado debidamente.

Tratamiento:

Al producirse este cuadro se debe tranquilizar al paciente y practicarle medidas que aumentan el tono del vago para interrumpir la taquicardia. Lo más indicado cuando se presentan estos cuadros es practicar la técnica de valsaba, o tragar grandes buches de una bebida gaseosa pero lo más efectivo es un ligero masaje del seno carotideo. Debiéndose comenzar esta maniobra con poca intensidad y solamente de un solo lado. A los pocos minutos el pulso debe normalizarse. En personas mayores estas maniobras pueden fracasar, de suceder esto y hacer la disritmia de mucha intensidad se debe recomendar la inmediata atención de un especialista.

Profilaxis.

Pacientes con antecedentes de presentar este cuadro deben ser sedados antes de efectuar cualquier maniobra terapéutica.

  • Tetania por hiperventilación.

El cuadro de tetania por hiperventilación se presenta a consecuencia de una exagerada respiración producida por estado de temor; en la práctica de la odontología se produce generalmente este cuadro cuando se administran los anestésicos locales. El paciente temeroso o nervioso busca tranquilizarse por medio del aumento de la frecuencia respiratoria; esta respiración forzada hace bajar el nivel de anhídrido carbónico a nivel sanguíneo, con lo que disminuye los iones de calcio circulante, el calcio deprime la irritabilidad neuromuscular a nivel de las placas motrices; al disminuir los iones de calcio circulante en esta acción frenadora deja de actuar, produciéndose un aumento de la excitabilidad muscular.

Sintomatología.

Por el mecanismo descrito se produce contracciones tetánicas en brazos y piernas que generalmente están precedidas por diversas parestesias en las extremidades como prurito en la punta de los dedos y los pies, acompañado por intranquilidad, respiración rápida, taquipnea, la tensión se eleva, algunos puntos y hay una sobreactividad refleja.

Tratamiento.

La terapia consiste primeramente en tranquilizar al paciente, buscando que normalice su respiración, indicándole al mismo tiempo que efectúa una serie de buches y gárgaras, si no responde a estas medidas se puede intentar que el paciente respire dentro de una bolsa de plástico para aspirar el dióxido de carbono expulsado durante su expiración. Si a pesar de estas indicaciones el cuadro de hiperventilación continua y se presentan los primeros síntomas de la tetania, se inyecta por vía intravenosa un preparado de calcio, por medio de la cual estas convulsiones seden inmediatamente. Si el paciente continua excitado se inyecta por vía intramuscular 5ml de Valium.

  • Estado agudo de agitación.

En algunos casos se pueden presentar un estado de sobrexcitación exagerada que se puede manifestar de diferentes maneras, desde una exagerada intranquilidad pasando por estados de euforia y hablado tumultuoso, hasta sucesos violentos descontrolados. Algunos casos graves que pueden ocurrir en personas que sufren de esquizofrenia, u otra psicopatía, así como también en caso de lesiones del lóbulo temporal, requieren muchas veces una especial atención. En mujeres y niños puede haber manifestaciones de llanto espasmódico o de manifestaciones histeroides. En estos pacientes la tensión arterial suele estar elevada y el pulso acelerado.

Tratamiento.

Este consiste en tranquilizar al paciente, indicarle buches y si el cuadro es muy grave se inyecta por vía intramuscular o endovenosa 5mg de Valium, para descartar un hipoglicemia aguda se le hace tomar al paciente una solución de azúcar.

Profilaxis.

Ante cualquier duda los pacientes deben ser sedados, antes del tratamiento, siendo las benzodiacepinas la mejor opción, si se trata de pacientes con severos componentes psicoafectivo. En casos de cuadros psicopáticos o trastornos neuróticos, el paciente debe ser controlado previamente por su médico, quien dará las indicaciones requeridas.

  • Deglución o aspiración de algún objeto.

Este cuadro se presenta durante las manipulaciones terapéuticas de la cavidad bucal, se puede producir con frecuencia, un accidente de deglución o de aspiración, principalmente cuando no se tiene cuidados especiales, como también cuando se están atendiendo pacientes ansioso y tensos que pueden, en un momento dado efectuar un brusco movimiento que ocasione una aspiración. Al caer un objeto en la faringe, el paciente responde con rechazo brusco y lleva el objeto hacia la parte interior de la boca, lo que corresponde a un reflejo normal; pero en algunos casos se puede producir una aspiración o una deglución.

Cánulas hipodérmicas defectuosas o mal colocadas en la jeringa, pueden desprenderse durante ya inyección y caer en la boca del paciente, puede ser una sonda o ensanchador de canales, e inclusive un diente durante el acto quirúrgico de la exodoncia. La caída del objeto se produce hacia la base de la lengua, este puede ser deglutido fácilmente y en el peor de los casos puede caer en las vías respiratorias. Por otra parte, si el objeto es de menor tamaño puede quedar atrapado en la faringe, obstruyendo el paso del aire por la laringe.

La deglución de una aguja hipodérmica o de algún otro objeto no tiene que producir necesariamente un daño al paciente a menos que sea muy grande, este seguirá su curso por l tubo digestivo hasta ser expulsado por las vías naturales.

La aspiración de objetos solidos o blandos como también de líquidos es un accidente grave, y debe ser evitado a toda costa. Al desaparecer un objeto por las fauces al ser aspirado, se produce un fuerte ataque de tos, sin embargo, este reflejo puede faltar en algunos casos; al suceder este accidente se debe efectuar una radiografía pulmonar para saber si el objeto fue deglutido o aspirado.

Sintomatología.

La deglución de un objeto prácticamente no ocasiona síntomas, en cambio al produciré una aspiración se presenta inmediatamente un ataque de tos, que puede faltar o ser pasajero si el objeto cae directamente a la tráquea, pudiéndose en algunos casos presentar una tos convulsiva y violenta si este queda atrapado en la laringe, pudiéndose producir una total o parcial obstrucción de las vías respiratorias. Si se ha aspirado un líquido, este pasa al árbol respiratorio, produciéndose una tos persistente y dificultad respiratoria que se va agravar si la sustancia es irritante o peor si es caustica. El paciente va a percibir inmediatamente la obstrucción respiratoria que puede ser ligera o total, lo que va a producir en él una situación de desesperación pudiendo tornarse agresivo. Pueden presentarse tos y a veces náuseas y esto puede agravar la situación. Si la obstrucción es real, el paciente entra en una franca asfixia, se torna cianótico y extremadamente intranquilo, hay un aleteo nasal y la región estemocleidomastoidea y subclavia se deprime por la aspiración. Pronto se presenta una taquicardia, la tensión baja y produce un paro respiratorio.

Tratamiento.

En un caso de una deglución, después de tranquilizar al accidentado explicándole el suceso con claridad, el odontólogo debe enviarlo a un especialista para su control. El paso del objeto por el intestino debe ser controlado por medio de roentgenografias, y el presentarse una complicación se impune su retiro quirúrgico. Se le recomienda ingerir abundante comida fibrosa, como yuca, papa etc. Para la formación de un bolo intestinal que arrastre el objeto deglutido.

Al comprobarse que se trata de una aspiración, el primer paso es la revisión de la faringe y la laringe; de encontrarse el objeto obstructor se extrae cuidadosamente con una pinza, de no ser esto posible se inclina la cabeza del paciente hacia abajo (la mejor forma es fraccionar lateralmente al paciente sentado, por encima de los apoyos laterales del sillón de manera que la cabeza cuelgue hasta abajo y golpearlo con fuerza entre los omóplatos). La administración de oxígeno puro puede ser muy útil si existen signos de obstrucción respiratoria, lo que solo se presenta si el objeto caído queda atrapado en el fondo de la laringe. En muy raras ocasiones la obstrucción es total, por lo que casi siempre se puede administrar oxigeno por las vías naturales (4 litros por minuto). Si no se logra la extracción del objeto perdido, si se presentan signos de asfixia, se impone una punción traqueal. Hay que tomar en cuenta que ante un suceso de estos el paciente con una sensación de obstrucción, aunque este respirando bien puede mostrarse muy agitado y mostrar signos que pueden confundir al operador, por ellos la administración de oxigeno es de mucha utilidad ya que lo va a tranquilizar.

Cuerpos extraños caídos dentro de la tráquea deben ser retirados inmediatamente por medio de una broncoscopia; si esto no se logra, se le practicara a l paciente una toracostomía, ya que de no ser eliminado prontamente el objeto extraño, se van a presentar graves complicaciones.

  • Epilepsia

La epilepsia es un cuadro que se clasifica en idiopática y sintomática. La primera, cuya causa no se conoce, posiblemente es producida por lesiones microscópicas originadas por un trauma durante el nacimiento o por una enfermedad metabólica del cerebro. La sintomática se produce por una hiperpirexia, infecciones del sistema nervioso central, trastornos metabólicos, intoxicaciones, hipoxia cerebral, tumores expansivos cerebrales, traumas, ictus apopléticos, etc.Los pacientes con antecedentes de cuadros compulsivos, como puedes desencadenar un ataque epiléptico al ser sometidos a un tratamiento odontológico que conlleve dolor a una situación de estrés. Después de un breve estado prodrómico donde lo enfermo se encuentra como sorprendido y ausente, emitiendo seguidamente un corto grito característico, este cae violentamente al suelo o en el sillón odontológico, produciéndose bruscamente convulsiones tónicas que rápidamente se hacen clónica, perdiendo instantáneamente el sentido. Las pupilas se encuentran dilatadas y sin reacción, presentándose en algunos casos una relajación de los esfínteres. Durante las convulsiones el paciente morderse la lengua, dejando de respirar, por lo que puede ponerse cianótico, sin embargo esta situación solo dura unos minutos, cuando bruscamente hace una profunda aspiración despertando de su inconciencia.Rara vez se producen ataques sucesivos sin interrupción lo que va a ocasionar una situación muy peligrosa ya que el paciente dejara de respirar por más de 4 a 5 minutos, lo que puede provocar un daño cerebral.

Tratamiento

Para prevenir un ataque epiléptico se deben conocer los antecedentes del paciente por lo que no es fácil ya que estos paciente suelen ocultar el padecimiento de su enfermedad. La premeditación se hace de acuerdo a la indicación de su médico, siendo la droga de elección el fenobarbital. Sin embargo conviene que el paciente duplique la dosis del medicamento anticonvulsivo que está tomando, antes de acudir a la consulta odontológica para evitar que se produzca este cuadro. Es importante, que al ser atendido un paciente epiléptico se tengan listos a la mano los medicamentos que requieren si se presenta una convulsión.

Profilaxis

El paciente debe ser colocado en el suelo al comienzo del ataque, debiéndose sostener con firmeza, siendo importante colocarle entre los dientes un objeto duro para evitar que se lesione la lengua. Esto solo se puede hacer muy al comiendo del ataque ya que las contracciones tónicas no permiten la apertura bucal. Si el ataque es muy violento o se sobrepasan los 5 minutos, se debe administra por vía endovenosa una ampolla de 5mg de Valium lentamente, que por ser en este caso una operación difícil, obliga en ocasiones que la administración sea intramuscular. De producirse un estado epiléptico se debe administrar inmediatamente oxígeno puro inhalado (4 a 5 litros por minuto), y el paciente debe ser remitido a una clínica de emergencia, pudiéndose administrar 20 minutos después de la primera medicación otra dosis igual de Valium.

En estos cuadros el ataque suele ser corto no más de 3 a 4 minutos y el paciente se recupera sin darse cuenta de lo sucedido permaneciendo sin embargo, en una situación de estupor que puede durar minutos u horas según la intensidad del ataque. Si el cuadro convulsivo ocurre después de la administración de un anestésico local, es necesario establecer un diagnóstico diferencial con una intoxicación de esta droga, en el último de los casos, las convulsiones puede ser de menor intensidad, por lo cual el paciente no se cae del sillón odontológico y no hay relajación de los esfínteres.

Sintomatología.

La epilepsia es un cuadro que se presenta como un trastorno paroxístico recurrente de la función cerebral caracterizado por ataques súbitos, breve, de conciencia alterada, actividad motora, fenómenos sensoriales o conducta inapropiada.

Incoming search terms:

  • cuadro de fuerza odontologia

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.