Cefalea: Dolor de cabeza y sus Tipos

La cefalea es el término médico para expresar que una persona tiene dolor de cabeza, otro término técnico aplicable es el de cefalalgia. Una de las entidades clínicas más frecuentes por la que acude una persona con el médico es la cefalea cuyo diagnóstico debe ser minucioso y amplio con el fin de que no pase desapercibida ninguna causa que la pudiera estar originando.

Además, es importante poder establecer el tipo de cefalea que aqueja a una persona para poder indicar el tratamiento adecuado, ya sea a corto o a largo plazo, también tomándose en cuenta si la intensidad de la misma es lo suficientemente discapacitante como para impedir que la persona realice sus actividades cotidianas.

Cefalea

Clasificación y causas de cefalea:

La siguiente clasificación, fue establecida por la Sociedad Internacional de Cefalea y divide a la cefalalgia en primaria y secundaria:

Cefalea primaria:

Se conoce de esta manera porque el dolor junto con sus características son las que forman el cuadro intrínseco, que suele producir incapacidad considerable y por lo tanto deterioro de la calidad de vida de la persona con este tipo de cefalea. Entre las causas se encuentran:

  • Tensional (69%).
  • Migraña (16%).
  • Transfictiva idiopática (2%).
  • Por ejercicio (1%).
  • Histamínica (0,1%).

Cefalea secundaria:

Esta es la cefalea que es ocasionada por un problema exógeno, a diferencia de la primaria, en estos casos la cefalea es leve, además de que no genera un problema preocupante, pero siempre debe identificarse y vigilarse la causa que la está provocando, como pueden ser:

  • Infección sistémica (63%).
  • Lesión craneocefálica (4%).
  • Trastornos vasculares (1%).
  • Hemorragia subaracnoidea (<1%).
  • Tumor encefálico (0,1%).

A continuación se describirán cada uno de los tipos de cefalea, con el fin de que al reconocer las características se pueda establecer un adecuado diagnóstico diferencial con el objetivo de poder tratar de forma correcta al paciente.

 Cefalea Secundaria:

En estos casos se debe identificar la causa de la cefalea y aparte del tratamiento de la misma, también hay que tratar el dolor.

1.- Meningitis:

  • Cuando la cefalea es de aparición súbita e intensa, cuyos concomitantes son rigidez de nuca y fiebre, se debe sospechar que la causa sea una meningitis.
  • Para establecer el diagnóstico, es imprescindible realizar una punción lumbar para el estudio de las características del líquido cefalorraquídeo.
  • La cefalea por meningitis se suele confundir con la jaqueca en vista de las similitudes en sus características, pero en los casos de migraña, no hay signos de irritación meníngea.

2.- Hemorragia intracraneal:

  • Cefalalgia de aparición brusca con rigidez de nuca sin fiebre, hace sospechar de una hemorragia subaracnoidea.
  • Hay algunas hemorragias que se manifiestan sólo con cefalea, como puede ocurrir en casos de rotura de aneurisma, malformación arteriovenosa o una hemorragia intraparenquimatosa.
  • El diagnóstico en estos casos puede establecerse con la realización de una tomografía axial computarizada, que a veces no es suficiente, requiriéndose la realización de una punción lumbar.

3.- Tumor cerebral:

  • Aproximadamente el 30% de los pacientes que tienen un tumor cerebral, manifiestan que su dolencia más importante es la cefalea.
  • Las características de este tipo de cefalalgia son: Intermitente, profunda, sorda, de intensidad moderada acompañada de náuseas y vómitos.
  • Si se comienza a presentar dolor de cabeza en pacientes con diagnóstico establecido de neoplasia, esto hace sospechar de metástasis cerebrales o de meningitis carcinomatosa.

4.- Arteritis de la temporal:

  • Este es un trastorno de tipo inflamatorio de las arterias, viéndose afectada con mayor frecuencia la circulación carotídea extracraneal, es más frecuente en ancianos y en el sexo femenino.
  • Síntomas iniciales: Cefalalgia (suele comenzar de forma gradual, aunque a veces puede iniciar de forma súbita;  puede ser uni o bilateral; frecuentemente de localización temporal; descrita como un dolor sordo y pesado; que se agrava durante la noche y la exposición al frío), claudicación mandibular, fiebre, polimialgia reumática y pérdida de peso.
  • Examen físico: Sensibilidad a la palpación del cráneo, algunas veces pueden evidenciarse nódulos enrojecidos y sensibles con la palpación o estrías rojas observadas en la piel que cubre las arterias temporales.
  • Diagnóstico: Una velocidad de sedimentación globular elevada puede sugerir que hay una arteritis de la temporal, pero si la misma se encuentra dentro de límites normales, no excluye el diagnóstico; cuando la sospecha clínica es alta, se debe realizar una biopsia de la arteria temporal y si se confirma el diagnóstico, entonces se debe comenzar el tratamiento con prednisona a dosis de 80 mg/día por cuatro a seis semanas.
  • Complicación: La principal complicación de la arteritis de la temporal que no fue tratada precozmente es la neuropatía óptica isquémica inducida por dicha patología.

5.- Glaucoma:

  • Puede manifestarse con una cefalea (que al inicio se presenta como dolor ocular intenso), que es completamente discapacitante y que se acompaña de náuseas y vómitos.
  • Examen físico: Ojo enrojecido, pupila fija y dilatada.

Descubre otras causas de ojo rojo, leyendo: Ojo rojo.

Síndromes de Cefalea Primaria:

Estos son cuadros clínicos en los cuales el dolor de cabeza y sus concomitantes se presentan sin que exista una causa externa. Las más frecuentes son los tres tipos que se describirán a continuación:

1.- Migraña:

Es un síndrome benigno y repetitivo de dolor, el cual se acompaña de otras manifestaciones de disfunción neurológica en combinaciones variables. La migraña es más frecuente en mujeres.

Factores desencadenantes:

Estos son los factores que pueden provocar un ataque de este tipo de cefalea:

  • Resplandores, luces brillantes.
  • Ruidos, sonidos.
  • Hambre.
  • Estrés excesivo.
  • Ejercicio físico.
  • Fluctuaciones hormonales durante la menstruación.
  • Insomnio, hipersomnia.

Manifestaciones asociadas:

Aparte del dolor de cabeza, las personas con migraña presentan otra serie de síntomas, como ya se mencionó previamente, entre las manifestaciones clínicas más frecuentemente asociadas están:

  • Náusea.
  • Fotofobia.
  • Obnubilación.
  • Vómito.
  • Parestesia.
  • Perturbaciones visuales: Fotopsia, espectros de fortificación.

Criterios Diagnósticos:

Ataques repetidos de dolor de cabeza que duran de 4-72 horas en personas con un examen físico normal, que no tienen otra causa a la cual atribuirle el dolor y que además:

Tenga al menos dos de los siguientes signos:

  • Dolor unilateral.
  • Dolor pulsátil.
  • Agravamiento con el movimiento.
  • Intensidad de moderada a grande.

Y además,

Al menos uno de estos:

  • Náusea/vómito.
  • Fotofobia y fonofobia.

Tratamiento:

  • No farmacológico: Evitar factores desencadenantes. Estilo regulado de vida (dieta sana, ejercicio, no consumir alcohol en exceso al igual que la cafeína, sueño reparador y regular). Métodos para reducir el estrés (yoga, hipnosis, meditación). Es necesario que estas medidas se complementen con el tratamiento farmacológico, ya que ellas por si solas no evitarán todos los ataques de migraña.
  • Farmacológico: Debe ser individualizado, en vista de la respuesta idiosincrásica de cada persona a un fármaco, pero en líneas generales, en caso de ser una migraña leve, deben usarse fármacos por vía oral y si la misma es grave, entonces deben usarse por vía parenteral. Los más comúnmente utilizados son: Paracetamol, Ketoprofeno e Ibuprofeno.

2.- Cefalea tensional:

  • Este es un síndrome de cefalea crónica, la cual está caracterizada por molestias bilaterales, descritas como si  una banda constrictiva rodeara el cráneo.
  • El dolor aparece de forma progresiva y evoluciona lentamente, su intensidad es variable en un mismo episodio y puede mantenerse de forma continua durante varios días, pudiendo ser episódico o crónico (aparecer más de 15 días al mes).
  • Una estrategia que sirve para su diagnóstico, es que este tipo de cefalalgia no suele acompañarse de otras manifestaciones a diferencia de la migraña, lo que resulta útil para diferenciar a una de otra.

Tratamiento:

  • Regularmente, sólo con el uso de analgésicos sencillos por vía oral como el naproxeno, el ibuprofeno, el paracetamol, entre otros, el dolor cede.
  • Crónica: En estos casos, el único fármaco que es eficaz para combatirla es la amitriptilina.

3.- Cefalea histamínica:

  • Este tipo de cefalalgia es muy raro, presentándose con mayor frecuencia en varones que en mujeres y la mayoría de los pacientes que la padecen, la manifiestan durante la noche.
  • El dolor es descrito como profundo, retro orbitario y de muy fuerte intensidad, además de ser de característica explosiva.
  • Una de las características claves para diferenciar este tipo de cefalea aparte de las inherentes al dolor, es la periodicidad, ya que al menos uno de los ataques aparece al siguiente día a la misma hora y así de forma sucesiva. Lo que se presenta con mayor frecuencia es lo siguiente: Uno o dos episodios de dolor al día, que duran de 8 a 10 semanas al año y que se sigue de un lapso de un año sin dolor; si ese lapso no existe y el dolor es continuo, entonces se clasifica como crónica.
  • Las personas con este dolor de cabeza durante los ataques se desplazan de forma incesante, además de ejecutar movimientos repetitivos, de balanceo o se frotan la cabeza para conseguir alivio; por lo que fácilmente puede diferenciarse de la migraña.
  • Concomitantes: Hiperemia conjuntival, epífora, rinorrea, congestión nasal o ptosis; todas estas pueden presentarse y se manifiestan del mismo lado en el cual se localiza el dolor.

Tratamiento:

  • Se debe iniciarse inmediatamente en vista de que estos tipos de cefaleas alcanzan su máximo punto doloroso de forma rápida. Es necesaria la oxigenoterapia al 100% a razón de  10-12 L/min solo durante 10-15 minutos y por vía subcutánea se usará el Sumatriptán en dosis de 6 mg.
  • Prevención a corto plazo: En casos de cefalea histamínica episódica, se pueden usar alguno de los siguientes fármacos: Prednisona por 21 días, Metisergida o Verapamilo.
  • Prevención a largo plazo: Cuando es crónica, se recomienda el uso de Verapamilo o litio.

4.- Ataques de cefalea neuralgiforme unilaterales breves con hiperemia conjuntival y epifora/Ataques de cefalea neuralgiforme unilateral breve con síntomas autónomos de pares craneales (SUNCT/SUNA):

Es un raro síndrome de cefalea primera, el cual se caracteriza por dolor orbitario o temporal intenso unilateral y de carácter pulsátil.

Diagnóstico:

  • El dolor es bilateral y puede localizarse en cualquier zona de la cabeza.
  • Se puede presentar de las siguientes maneras: Punzadas breves, grupos de punzadas o un ataque más duradero que incluye muchas punzadas; pero entre una punzada y otra el dolor no cede del todo, produciéndose un patrón de rueda dentada.
  • Características que permiten la sospecha: Capacidad de desencadenar los ataques por impulsos cutáneos o de otro tipo, la persona no mejora con el uso de indometacina y falta del periodo rebelde para el desencadenamiento entre un ataque y otro.

Tratamiento:

  • En los casos de ataques agudos resulta poco útil, en vista de que dichos ataques duran pocos minutos.
  • Prevención: Este es el punto clave del tratamiento, siendo el fármaco más eficaz la lamotrigina en dosis de 200-400 mg/día.

Cefalea diaria crónica:

Se presenta cuando un individuo tiene cefalea durante 15 días o más durante un mes, dicha cefalalgia no es una entidad aislada, por el contrario, incluye diversos síndromes de dolor de cabeza, en donde se encuentran todas las que se describieron con anterioridad, sólo que con una duración más prolongada.

En el cuadro que se muestra a continuación, se explica la clasificación de la cefalea diaria crónica y cuáles son sus causas probables:

Cefalea-crónica-diaria
h: Horas. TCE: Traumatismo craneoencefálico.

Diagnóstico:

Lo primero que debe hacerse es buscar o descartar un problema primario, de ser este el caso, entonces debe establecerse el tipo de cefalea para poder indicar un tratamiento adecuado. Además, para decir que se está ante una cefalea crónica, debe realizarse un correcto interrogatorio con el cual se puede lograr establecer el patrón doloroso.

Tratamiento:

Son muy útiles los tricíclicos en vista de sus propiedades preventivas, como la amitriptilina o doxepina, se debe comenzar con dosis pequeñas y poco a poco se puede ir aumentado la dosis hasta alcanzar el efecto deseado.

Como se mencionó al principio, la cefalea es uno de los síntomas que se presentan con mayor frecuencia en la población, alunas veces puede resultar pasajera o constante, todo depende de la causa, sin embargo, es bien sabido que la mayoría de las personas que presentan dolor de cabeza se auto medican, lo cual muchas veces no resulta recomendable.

Si una persona acudió con un médico por presentar cefalalgia y se estudió su causa, además de que se logró establecer un diagnóstico, entonces si es entendible que dicha persona tome el medicamento que fue indicado por su médico para contrarrestar el dolor esencialmente, pero si no es ese el caso, entonces es muy probable que el fármaco que esté usando no resulte útil y comience a aumentar la dosis y a reducir el intervalo de las mismas, pudiendo llevar a una intoxicación por fármacos.

Si te interesa saber más, lee: Meningitis.

Incoming search terms:

  • cefalea

También podría gustarte Más del autor

3 Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.