Las principales causas del Asma Bronquial

El asma es una enfermedad crónica, es decir que persiste durante años la mayoría de las veces, y de instalación aguda, ya que los síntomas aparecen bruscamente. Y que por la relación de sus síntomas a otras enfermedades del aparato respiratorio, puede prestarse para confusión de algunos padres y otras personas en la que se sospeche un padecimiento por Asma Bronquial. A continuación te informaremos un poco sobre las principales causas del Asma Bronquial, como ocurre la obstrucción respiratoria que caracteriza al asma, cuales son los síntomas y cómo podemos prevenirla.

Asma Bronquial

Es una enfermedad inflamatoria y obstructiva de las vías aéreas respiratorias, las cuales sufren una hiperrespuesta bronquial ante estímulos diversos. Por ende para que se produzca la obstrucción y por consiguiente la sintomatología, deben actuar conjuntamente ambos fenómenos. Esta hiperreactividad característica del asma es reversible a su estado de normalidad de manera espontánea o por acción terapéutica. Aunque en algunos pacientes con asma grave es irreversible, y generalmente ocurre por la falta de atención médica y su respectivo tratamiento.

Asma Bronquial 4

¿Cuál es la prevalencia en la sociedad?

  • Es una enfermedad con prevalencia variable en cada país y estado, correspondiendo a las industrializaciones de cada uno de ellos. Los países con más incidencia son Australia y Nueva Zelanda, en los cuales se estima que un 30% de la población infantil padece de asma. Pero hablando en términos generales se estima que un 10% a 12% en adultos y un 15 % de infantes de la población mundial padece de asma.
  • En los infantes los niños tienen más prevalencia que las niñas.
  • En los jóvenes y adultos, es más frecuente en las mujeres que en los hombres.
  • En los ancianos no existe discriminación alguna de sexo, la prevalencia es igual para hombres y mujeres.
  •  Un aspecto importante a considerar, es que en los primeros 3 años de vida, frecuentemente aparecen síntomas típicos del asma, los cuales se deben a la pequeñez que presentan estos en la luz (espacio) bronquial, y por lo tanto cualquier infección viral en ellos podría desencadenar los síntomas típicos (sibilancias). Este fenómeno desaparece con el crecimiento del niño.
  • Mientras que en los niños en los cuales las sibilancias son precoces o persistentes (persisten más de 3 años), generalmente se asocian a una historia familiar asmática, cifras elevadas de IgE (anticuerpo característico de las reacciones alérgicas) sérica y sensibilización a alérgenos. Por lo tanto se estaría frente a un asma real, relacionado con el desarrollo de atopia (alergia hereditaria).
  • En los países en vías de desarrollo, donde la prevalencia era mucho menor, se ha observado un incremento en la incidencia, al parecer en relación con el incremento de la urbanización.
  • Y por último, los fallecimientos son poco comunes, pero su frecuencia ha descendido en los últimos años en países desarrollados. En dos ocasiones, el aumento de las muertes por asma ha alcanzado el grado de epidemia. El primer episodio ocurrió en los años sesenta en Gran Bretaña y el segundo en Nueva Zelanda en los ochenta. En ambas ocasiones se relacionó el fenómeno con el tratamiento inadecuado de la enfermedad, con el uso frecuente de broncodilatadores inhalados.

Factores de Riesgo

Son múltiples los factores de riesgo que se pueden encontrar, pero se tiene que en la aparición de Asma Bronquial intervienen factores genéticos y ambientales.

Atopia. La atopia es un padecimiento hereditario y genético, en el cual se adquiere una alergia a un alérgeno específico. La atopia proviene de la producción elevada del anticuerpo IgE específico, regida por mecanismos genéticos. Por lo común los asmáticos por atopia padecen de otras enfermedades atópicas, como por ejemplo Rinitis y Dermatitis. Los alérgenos que frecuentemente se relacionan con atopia son:

  • Los ácaros del polvo doméstico.
  • Pelos y piel de gatos y perros.
  • Pólenes de hierba y árboles.Asma Bronquial 1

Infecciones. Existe muy poca certeza de que realmente sean agentes causales, pero se ha vinculado la bronquiolitis de lactantes y preescolares con posterior aparición de Asma bronquial. El virus más frecuente en estas infecciones es el sincitial respiratorio, mientras que el predominio de las bacterias más frecuentes son las atópicas, como el Mycoplasma y Chlamydia, vinculadas específicamente al desarrollo de asmas graves.

Factores Ambientales. Estos factores ayudan a determinar en edades tempranas a los pacientes que padecen de atopia. Pero por lo contrario aquellos sin predisposición hereditaria, suelen ser factores preventivos, ya que las exposiciones a sustancias procedentes del reino animal (endotoxinas) ayudan a fortalecer el sistema inmune del organismo.

Hipótesis sobre la higiene. Esta hipótesis hace referencia, a que en las familias donde hay hijos únicos, y los niños no padecen con frecuencia de infecciones víricas, existe más predisposición a desarrollar asma, que en las familias de menos recursos económicos y mayor cantidad de hijos, que pueden padecer con más frecuencia de estas infecciones, las cuales refuerzan al sistema inmune del infante. Por ello en cierta parte no debemos cohibir a nuestros hijos la salida a campos de juego, ni negarle la interacción con otros niños, ya que por lo comentado anteriormente, es de suma importancia para el desarrollo inmunológico.

Factores Alimentarios. No se conoce con exactitud como los factores alimentarios inciden sobre el desarrollo de la enfermedad, pero lo que si se tiene es que se ha encontrado gran relación del consumo de dietas con pocos antioxidantes como vitaminas A y C, magnesio, grasas poliinsaturadas como  omega 3 (aceite de peces) o bien con abundante sodio y grasas poliinsaturadas como omega 6, con el desarrollo de asma.

Contaminación del Aire. La exposición con frecuencia a agentes tóxicos como el dióxido de azufre y las partículas de diésel, pueden desencadenar síntomas asmáticos. Así como también lo hace la contaminación del aire en espacios bajo techo, de óxidos de nitrógeno que desprenden las cocinas y la contaminación pasiva por el humo del cigarrillo.

También existen otros factores que no son de gran prevalencia, pero valen la pena mencionarlos ya que se han encontrado vínculos muy cercanos con el desarrollo de asma. Estos pueden ser:

  • La edad menor de la gestante (embarazo precoz).
  • El bajo peso al nacer.
  • La poca duración de lactancia materna.
  • Exposiciones ocupacionales como a los alérgenos de animales pequeños en el caso de los empleados de laboratorio y la amilasa de hongos en la harina de trigo de las panaderías.

¿Cómo ocurre la hiperrespuesta bronquial?

La dificultad respiratoria que produce el asma, por la contracción espástica del musculo liso de los bronquios y bronquiolos ocurre de la siguiente manera:

  1. En los pacientes con atopia existe una producción elevada de anticuerpos (IgE) específicos para el antígeno (sustancia extraña), el cual ha sido el responsable de la aparición de esta atopia.
  1. Estos anticuerpos están unidos a células pertenecientes al sistema inmune, las cuales son mediadoras de los procesos inflamatorios y de los procesos alérgicos de nuestro cuerpo, llamadas Mastocitos, ubicadas en el intersticio (espacio extracelular) pulmonar, íntimamente en bronquios y bronquiolos pequeños.
  1. Luego una vez inspirado el antígeno proveniente del aire, este reacciona con los anticuerpos unidos a los mastocitos.
  1. Esta reacción de antígeno-anticuerpo origina un estallido del mastocito, lo Asma Bronquial 3que provoca la liberación de sustancias encontradas en el interior de la célula, responsables de todo el proceso inflamatorio consiguiente que caracteriza a la obstrucción bronquial. Entre estas sustancias encontramos: la histamina, la sustancia de reacción lenta de la anafilaxia, quimiocinas y bradicininas.
  1. Por último los efectos combinados de todos estos factores son producir: edema de las paredes bronquiales, secreción abundante de moco hacia el espacio bronquial y espasmo del musculo liso bronquiolar. Por lo tanto ocurre la resistencia al aire en las vías respiratorias.

¿Cuáles son los principales signos y síntomas del asma?

–  Los signos y síntomas característicos del Asma Bronquial son tos productiva o no productiva, disnea (dificultad para respirar) espiratoria, ya que el retroceso elástico de los pulmones colapsa aún más a la obstrucción ya establecida, y a la auscultación con el estetoscopio se pueden escuchar agregados respiratorios tipo sibilantes y Roncus. Estos signos y síntomas ocurren de forma brusca en el momento que ha sido inspirado el alérgeno.

–  En las crisis asmáticas resistentes a las medidas terapéuticas, suelen aparecer síntomas como fiebre, dolor torácico y afección del estado general.

–  En el asma persistente iniciado en la infancia pueden observarse deformaciones torácicas en forma de tórax de pichón o tórax en tonel. Y en los asmáticos graves, la obstrucción es en ocasiones tan acentuada que el tórax puede mostrarse mudo, es decir, no ofrecer ruidos respiratorios adventicios.

–  Debido a la frecuencia en la aparición de los síntomas, el asma puede clasificarse como:

Intermitente: cuando los síntomas aparecen en ≤ 1 episodio  por semana.

Leve Persistente: cuando los síntomas aparecen en ≥ 2 episodios por semana, pero < 1 episodio por día. Y pueden afectar a la actividad y el sueño.

Moderada Persistente: cuando ocurre la aparición de síntomas diarios. Y pueden afectar a la actividad y el sueño.

Grave Persistente: cuando la aparición de la sintomatología es continuamente durante el día.

¿Cómo se puede Diagnosticar a un asmático?

El diagnóstico del asma no es tan fácil como parece, se debe tomar en cuenta:

  • Con respecto a la sintomatología, la aparición de estos pacientes es aguda y ocurre ante la exposición de alérgenos.
  • Los antecedentes personales del paciente, son de suma importancia ya que con ello podemos indagar sobre interacciones con alguno o varios factores de riesgo.
  • Los antecedentes familiares.
  • Los hábitos psicobiologicos y las ocupaciones y trabajos del paciente.

Además de estas características recolectadas durante el interrogatorio, la elaboración de exámenes complementarios es la base del diagnóstico, ya que algunas patologías respiratorias presentan síntomas similares a los del asma. Estos exámenes complementarios pueden ser:

Análisis del esputo. En los cuales es frecuente observar en estos pacientes eosinofilia.

Radiografía de Tórax. Por lo general las radiografías de tórax de pacientes asmáticos suelen ser normales, excepto en pacientes con asma persistente de inicio en la infancia, en las cuales pueden observarse signos de atrapamiento aéreo. Por lo tanto son útiles para establecer diagnósticos diferenciales.

Métodos Inmunológicos. Los métodos como las pruebas alérgicas cutáneas, nos ayudan a investigar sobre las historias alérgicas del paciente, que probablemente sean los desencadenantes. Pruebas como la determinación de IgE no suelen ser tan prácticas ya que estos valores pueden variar con la edad y diversos factores no inmunológicos como las parasitosis pueden elevar las cifras de inmunoglobulinas; por ende para que sea un aporte útil deben descartarse parasitosis y encontrarse las cifras de IgE alrededor de 240 mg/L. Mientras que la determinación de IgE especifica si es más certera para el diagnóstico.

Función Pulmonar. Pruebas como la espirometria pueden ayudar a establecer un diagnóstico diferencial en casos de sospechar de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) en el momento de no tener un diagnostico final, puesto que en el asma la obstrucción de las vías aéreas es reversible luego de aplicación de broncodilatadores, mientras que en la EPOC la obstrucción no es totalmente reversible. Pero en casos donde ya se tiene un diagnóstico de asma, se utiliza la espirometria para evaluar la gravedad de la enfermedad, puesto que en el asma grave hay compromiso de la reversibilidad de la obstrucción.

Tratamiento

El tratamiento farmacológico consiste totalmente en la estabilización sintomática del paciente, los antiasmáticos se agrupan bajo dos categorías, los fármacos de mantenimiento que se emplean de manera pautada en busca de un efecto estabilizador de la enfermedad a largo plazo. Y los fármacos de rescate usados para revertir la obstrucción bronquial y aliviar los síntomas.

Asma Bronquial 2

El Asmas bronquial es considerada una enfermedad que puede prevenirse siempre y cuando no se tenga alguna predisposición hereditaria. Puede prevenirse evitando la inhalación de agentes tóxicos irritantes, como el humo del tabaco, los ambientes de trabajos que puedan perjudicar a su desarrollo, si es posible dejar el trabajo en busca de algún otro con menos predisposición sería una buena opción. La exposición temprana de nuestros hijos a endotoxinas ha sido de gran ayuda para el desarrollo del sistema inmune de su organismo y reducir la prevalencia de la enfermedad. El asma infantil puede llegar a curarse con el tiempo, siempre y cuando se eviten los factores de riesgo que puedan agravar los síntomas, y se mantenga el tratamiento y evaluación médica correspondientes.

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.