Medicina a Tu alcance

Asesoramiento Preconcepcional: Importancia obstétrica

El asesoramiento preconcepcional se refiere a una serie de métodos cuyo objetivo es la detección temprana de condiciones que pueden resultar desfavorables para la madre y/o el feto de concebirse un embarazo. El asesoramiento preconcepcional es importante por muchas razones, entre las cuales destacan:

  • Los factores de riesgo que pueden presentarse o la mayoría de ellos, están antes de la concepción.
  • Prevención del embarazo en adolescentes y embarazos no planificados.
  • Posibilidad de detectar alteraciones antes del embarazo.
  • Se pueden aplicar técnicas que no resultan útiles durante la gestación.

Ella Bodas. Salud2:

Con el asesoramiento preconcepcional, se puede garantizar un ambiente óptimo de desarrollo para el feto, esto en vista de que el proceso de organogénesis comienza 17 días posteriores a la fecundación y las mujeres que no tienen asesoramiento preconcepcional normalmente no saben que están embarazadas en dicho período, incrementando así el riesgo. El asesoramiento preconcepcional se le debe brindar a todas aquellas parejas que se encuentren en edad fértil.

Partes del asesoramiento preconcepcional:

1.- Historia reproductiva.

2.- Historia familiar.

3.- Valoración médica:

  • Detección de enfermedades infecciosas.
  • Evaluación de exposición a medicamentos.

4.- Asesoramiento nutricional.

5.- Asesoramiento social.

A continuación, se describirán una a una las distintas partes que conforman un buen asesoramiento preconcepcional.

1.- Historia reproductiva:

  • Ciclo menstrual: Es importante que la mujer lleve un registro de su ciclo menstrual, para poder discutir junto con su médico cuál es el momento ideal para intentar la concepción.
  • Patologías: Se le debe preguntar a la mujer por su historia ginecológica, si tiene alteraciones anatómicas del útero, si ha presentado infecciones genitales o si padece de alguna enfermedad autoinmune; ya que al descartar todo esto, se puede disminuir el riego de abortos recurrentes.
  • Consultas: No solo la mujer debe asistir al asesoramiento preconcepcional, también debe hacerlo su pareja, con el fin de que ambos planteen sus dudas e inquietudes con respecto al embarazo que quieren lograr.

2.- Historia familiar:

Se debe preguntar a ambos padres, por la existencia de patologías genéticas en sus familias; ya que de ser así se debe indicar la realización de pruebas de detección de riesgo genético siguiendo el protocolo del asesoramiento preconcepcional.

Pruebas de detección del riesgo genético:

En función de la historia familiar, la raza o la etnia a la que pertenece la pareja, se puede establecer un riesgo acerca del padecimiento de ciertas patologías por parte del futuro bebé; además de esta manera y teniendo en cuenta los posibles riesgos, a la hora de lograrse el embarazo ya pueden tenerse previstas las pruebas que deberán realizarse durante el transcurso del mismo. A continuación se mencionan algunas patologías cuya aparición se ve favorecida dependiendo de la raza de los padres o de la historia familiar:

  • Enfermedad de Tay-Sachs: Esta es una patología que afecta generalmente a familias de origen judío askenazí o franco-canadiense. Consiste en un acumulo lisosomal en el sistema nervioso central producto de la ausencia de hexosaminidasa-A.
  • Enfermedad de Canavan: Otra de las patologías que también afecta a familias de origen judío askenazí; en donde se produce una degeneración de forma progresiva de la materia blanca del cerebro producto de una alteración del metabolismo del ácido aspártico.
  • Talasemia Beta: Patología en donde la configuración de la molécula de hemoglobina es anómala; afecta principalmente a familias de la zona mediterránea, India, Pakistán, África y sudeste asiático.
  • Talasemia Alfa: También existe anomalía en la molécula de hemoglobina pero a predominio de cadenas alfa; afectando generalmente a familias de África y el sudeste asiático.
  • Anemia de células falciformes: Patología en donde los eritrocitos adquieren forma de drépano producto de una modificación en la configuración de la molécula de hemoglobina, lo que desencadena un proceso de hemólisis, produciéndose así la anemia; esta condición se ve frecuentemente en familias descendientes de africanos, Oriente Medio, mediterráneos, indios, Caribe o Latinoamérica.
  • Fibrosis quística: Es necesario realizar descarte de esta patología en todas las mujeres blancas que tienen origen judío, además de realizarse también en aquellas familias con antecedentes de esta patología.

Otros riesgos:

Indagando en los antecedentes familiares, también se puede detectar el riesgo de otras enfermedades genética de estar presentes dentro de la familia, como son: el síndrome de Down, distrofia muscular o el síndrome del cromosoma X frágil; por lo que se debe brindar un asesoramiento preconcepcional en estos casos que sea más específico; ya que de continuar con la idea de la concepción, se deben planificar la amniocentesis o biopsia de las vellosidades coriales, mientras que otras parejas deciden desistir del embarazo o prefieren usar técnicas de reproducción asistida con el fin de evitar el riesgo.

3.- Valoración médica:

El asesoramiento preconcepcional, debe incluir el estudio del riesgo para la mujer y no solo para el feto, por lo que deben realizarse detecciones tanto de enfermedades infecciosas como de la exposición a fármacos que pudieran resultar perjudiciales. Las siguientes, son pruebas de laboratorio que se deben realizar a todas aquellas mujeres que acuden por asesoramiento preconcepcional con el fin de descartar alteraciones:

  • Hematología completa: Con el objetivo de evaluar las cifras de hemoglobina y descartar una anemia.
  • Factor Rh: Para saber si existe el riesgo de una posible incompatibilidad Rh.

Si quieres conocer acerca de este tema, te recomiendo leer: Incompatibilidad Rh.

  • Título de rubéola: La rubéola es una patología infecciosa que tiene grandes efectos teratógenos sobre el feto, por lo que debe saberse si la mujer tiene títulos elevados con el fin de retrasar la concepción para evitar dichos efectos sobre el feto.
  • Uroanálisis: Descartar proteinuria y glucosuria, que pueden indicar una hipertensión arterial o una diabetes mellitus no diagnosticadas.
  • Citología cervicovaginal: Esencialmente para descartar cáncer de cuello uterino, ya que no es recomendable un embarazo en esas condiciones.
  • Detección de gonococos y Chlamydia: Las infecciones vaginales se asocian a casos de abortos recurrentes y partos pre-términos.

Para saber más de esta relación, puedes leer: Parto pre-término.

  • Virus de la hepatitis B.

Detección de enfermedades infecciosas:

  • Síndrome de rubéola congénita: Para detectar la rubéola, solo debe realizarse una prueba sencilla antes de la concepción y de ser positiva, entonces se debe administrar la vacuna a los tres meses antes o después de la concepción, para prevenir el síndrome de rubéola congénita, lo cual es completamente eficaz.
  • Virus de la hepatitis B: En todas las mujeres que desean un embarazo, se debe realizar la detección generalizada del virus de la hepatitis B y principalmente en aquellas que tienen riesgos sociales u ocupacionales de exposición a dicho virus, además de ofrecerse la vacuna.
  • Tuberculosis: Las pacientes que tienen riesgo de tuberculosis, entonces deben realizarse pruebas de detección, especialmente si su historia de vacunación contra el Bacilo de Koch no es clara.
  • Citomegalovirus: Se debe hacer detección preconcepcional en aquellas mujeres que trabajen en unidades de diálisis, unidades de cuidados intensivos neonatales o en cuidado de niños.
  • Parvovirus B19: En profesoras de escuelas infantiles y en mujeres que trabajan con niños se debe realizar detección preconcepcional de IgG contra Parvovirus B19.
  • Toxoplasmosis: La detección debe hacerse a mujeres que son dueñas de gatos o que manipulan o comen carnes crudas, esto debe ser antes de la concepción o durante la misma. Si la mujer está embarazada y no tiene ningún factor de riesgo asociado, entonces no es recomendable realizar la serología.
  • Varicela: Se debe realizar la detección de anticuerpos contra la varicela si no hay confirmación positiva, recomendándose la vacuna contra ella en todos los adultos que no están inmunizados.
  • Virus de Inmunodeficiencia Humana: Es necesario realizar la detección de VIH siempre y cuando los futuros padres estén de acuerdo.

Evaluación de exposición a medicamentos:

Esta parte del asesoramiento preconcepcional resulta muy importante, porque hay muchos fármacos que son ampliamente distribuidos y usados que tienen efectos importantes y perjudiciales sobre un posible embarazo, entre los cuales están:

  • Isotretinoína: Este es un tratamiento que se usa por vía oral para el acné grave, pero que debe evitarse si se desea concebir o su uso durante el embarazo, ya que sus efectos son altamente teratógenos, principalmente provocando defectos craneofaciales como microtia y anotia.
  • Warfarina sódica: Este es un anticoagulante que se asocia con embriopatías, por lo que si una mujer embarazada necesita de anticoagulación entonces se debe usar es heparina sódica en vista de que esta no atraviesa la barrera placentaria.
  • Anticonvulsivantes: Los hijos de mujeres con tratamiento para la epilepsia tienen un mayor riesgo de desarrollar malformaciones congénitas, de ser posible, el médico neurólogo puede retirar la medicación contra la epilepsia si no ha habido ninguna crisis en dos años, pero si esto no pude hacerse, entonces debe buscarse un anticonvulsivante que tenga el menor efecto teratogénico posible.

Algunos otros productos que suelen usarse en estados de gestación por no conocer la existencia de un embarazo son los anticonceptivos orales y los espermicidas vaginales, pero no se ha reportado ningún tipo de efecto adverso sobre el embarazo con su uso.

4.- Asesoramiento nutricional:

Es sumamente importante en el asesoramiento preconcepcional el aspecto nutricional porque tanto el sobrepeso como el bajo peso se han asociado a efectos adversos en el desarrollo del embarazo, por lo que debe tenerse un buen estado nutricional antes de la concepción para evitar esos efectos.

Índice de masa corporal:

Este es el método más utilizado para saber el estado nutricional de una persona ya que relaciona el peso de la misma con su talla y dependiendo del resultado, se puede clasificar a la persona en: bajo peso, normopeso, sobrepeso y obesidad.

Hábitos alimenticios:

Se debe preguntar a la mujer por sus hábitos alimenticios, ya que hay algunas conductas que pueden resultar perjudiciales de practicarlas durante el embarazo, como son el ayuno, la pica, los desórdenes nutricionales y por supuesto el uso de complementos vitamínicos, este último punto es importante, especialmente en los casos de suplementos de vitamina A porque con la dieta diaria las necesidades de dichas vitaminas están cubiertas y su consumo exógeno puede provocar que las concentraciones de la misma sean mayores de las necesarias ocasionando malformaciones fetales.

Ácido fólico:

Se ha demostrado que la ingesta preconcepcional de ácido fólico reduce la incidencia de malformaciones del tubo neural, siendo la dosis en estos casos de 0,4 mg diarios. Si la mujer tiene un antecedente de un hijo con problemas del tubo neural, entonces es necesario el consumo de 4 mg diarios de ácido fólico.

5.- Asesoramiento social:

Es necesario realizar una historia social acerca de los futuros padres, especialmente para conocer sus estilos de vida y así poder identificar conductas de riesgo que puedan tener y que pueden afectar la planificación de un embarazo. Entre todos los aspectos sociales destacan:

  • Alcohol: Es una sustancia teratógena, mientras más alcohol se consuma más serán los efectos indeseados sobre el feto.
  • Cocaína: Al igual que el alcohol, esta es teratógena y también se asocian a otras condiciones adversas en el embarazo como partos prematuros, abruptio placentae, entre otras.

Si tienes dudas acerca del abruptio placentae, pues leer: Desprendimiento prematuro de placenta.

  • Tabaco: El consumo de tabaco es la principal causa de bajo peso al nacer prevenible.

Si bien es cierto que la mayoría de mujeres que consumen algunas de las sustancias previamente nombradas, al enterarse de su embarazo deciden interrumpir su consumo, la verdad es que en las primeras semanas de gestación, en donde el feto es más susceptible a los efectos de ellas, el consumo no se evitó; es por este motivo que en el asesoramiento preconcepcional se debe advertir a la madre acerca de las  consecuencias de consumir estas sustancias antes y durante un embarazo.

  • Violencia doméstica: Se debe identificar a las víctimas de violencia para que se les explique que no es recomendable un embarazo en esas condiciones, ya que durante la gestación estas mujeres son más susceptiles a abusos sexuales y físicos, que pueden llevar a: abruptio placentae, traumatismos fetales, rotura uterina, hemorragias anteparto, partos pre-términos, rotura de hígado o de bazo.
  • Dificultades financieras: Durante la entrevista hecha a las parejas, es necesario preguntar acerca de la cobertura de la póliza de seguros o por el contrario si no poseen una; ya que un embarazo y más aún el criar a un niño requiere de una cantidad de dinero importante, por lo que es algo que debe planearse con cuidado y no tomar a la ligera el hecho de tener un hijo. Otro aspecto importante en este punto, es asesorar a los padres acerca de los permisos por maternidad y paternidad que por derecho deben recibir en sus respectivos trabajos.

Clasificación del riesgo preconcepcional:

Dependiendo de los distintos riesgos que pudieron identificarse durante la consulta o por el contrario la ausencia de ellos, se puede recomendar o no el embarazo, teniendo entonces que:

No se recomienda el embarazo o se recomienda posponer:

Si durante la consulta se identifica uno de los siguientes:

  • Madre menor de 20 años de edad.
  • Índice de Masa Corporal menor a 18,5 Kg/m2 (bajo peso) ó mayor a 29,9 Kg/m2 (obesidad).
  • Antecedentes de malformaciones mayores, en donde se incluyen las del tubo neural.
  • Infecciones de transmisión sexual sin tratamiento.
  • Consume alcohol, tabaco o droga.
  • Antecedente de violencia o de maltrato.
  • Enfermedad previa sin control.

El embarazo es permitido pero hay factores de riesgo asociados:

  • Edad mayor o igual a 35 años.
  • Índice de masa corporal mayor a 25 Kg/m2.
  • Infección de transmisión sexual con tratamiento.
  • Sin planificación familiar.
  • Enfermedad previa controlada.
  • Parejas sexuales múltiples.
  • Hemoglobina entre 7 y 12 g/dL.
  • Problemas de salud bucal.
  • Anomalías congénitas menores.
  • Antecedentes de muertes peritales, bajo peso al nacer, abortos, partos pre-término.
  • Mujer expuesta a químicos e insecticidas.

El embarazo es recomendado:

  • Edad entre 20 y 35 años.
  • VIH no reactivo.
  • Hemoglobina mayor a 12 g/dL.
  • Serología para sífilis no reactiva.
  • Índice de masa corporal entre 18,5 y 24,9 Kg/m2.
  • Ningún criterio para clasificarse en cualquiera de las dos categorías anteriores.

Asesoramiento preconcepcional-embarazo-recomendable

Como ya se describieron, cada parte del asesoramiento preconcepcional tiene una vital importancia a la hora de recomendar un embarazo o no, además de que de esta manera se les puede aconsejar a los padres acerca de conductas más saludables de practicar antes de la  concepción.

Un aspecto relevante en el asesoramiento preconcepcional es preguntar el motivo de querer un hijo, es decir, valorar el por qué se desea un hijo en ese momento, para descartar que no sea por intereses personales, para el uso de ellos como un trofeo social o por algún beneficio económico; además se debe valorar la estabilidad emocional e la pareja.

Incoming search terms:

  • explique y ejemplifique como realizar un asesoramiento preconcepcional a una mujer

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.