Medicina a Tu alcance

Alteraciones de la nariz más frecuentes en la infancia

Las alteraciones de la nariz, se refieren a un grupo de patologías las cuales pueden ser congénitas o adquiridas y que afectan a la nariz. En la infancia, se pueden presentar con mucha frecuencia dichas alteraciones, siendo las que predominan en el niño, las adquiridas.

El enfoque de las alteraciones de la nariz varía dependiendo del tipo que sea, ya que no es lo mismo el tratamiento de una alteración de origen congénito que de origen adquirido, esencialmente porque en un caso se nace con la malformación y en el otro porque es una patología secundaria que puede manejarse con tratamiento médico respectivamente.

Alteraciones de la nariz

Apartando el hecho de que muchas alteraciones de la nariz de origen congénito son incompatibles con la vida por acompañarse de otras malformaciones craneofaciales de importancia, los niños suelen introducirse cuerpos extraños en las fosas nasales y esto representa una de las urgencias más frecuentes en las salas de emergencias pediátricas; todas estas situaciones serán descritas a continuación.

Alteraciones de la nariz congénitas:

Las malformaciones congénitas de cualquiera de las estructuras nasales son poco frecuentes en comparación con las alteraciones adquiridas. Estas pueden deberse a un defecto embriológico o ser producto de una alteración secundaria que afecta a áreas adyacentes, como es el caso del labio o paladar hendido.

En muchas ocasiones, estas alteraciones se encuentran acompañando a malformaciones craneofaciales mayores y casi nunca se presentan como defectos aislados, es por este motivo que es necesario que el niño con la patología sea tratado por un equipo multidisciplinario conformado por un pediatra, un cirujano, un odontólogo y un personal encargado de rehabilitación.

1.- Hipoplasia nasal:

No se desarrolla el puente de la nariz debido a la ausencia de los huesos nasales al nacer.

2.- Arrinia:

También llamada agenesia nasal, es la ausencia congénita de la nariz, en vista de esto, tampoco se forma la nasofaringe; es raro que se presente de forma aislada, ya que la mayoría de las veces se encuentra acompañando a síndromes de malformación. Es incompatible con la vidaArrinia, alteración de nariz

3.- Dirrinia:

Existe un mayor desarrollo de un lado de la pirámide nasal que del otro.

4.- Único orificio nasal:

El cual se ubica en el centro, también se conoce con el nombre de probóscide, en donde la nariz tiene un aspecto alargado.

5.- Nariz doble:

O polirrinia, en donde la pirámide nasal presenta apéndices supernumerarios.

6.- Deformaciones de huesos nasales:

Algunos niños pueden nacer con huesos nasales muy deformes, que estrechan las vías respiratorias, por lo que al adquirir una infección de la vía respiratoria superior, habrá un mayor riesgo de obstrucción, también son más susceptibles a la hipoventilación crónica o recidivante.

Si quieres saber acerca de las patologías que cursan con estrechamiento de las vías respiratoria superiores, lee: Obstrucción infecciosa de la vía respiratoria superior.

7.- Atresia de las coanas:

Esta es la malformación congénita de la nariz que se presenta con mayor frecuencia, en aproximadamente 1 por cada 7.000 recién nacidos vivos; la cual se caracteriza por la presencia de un tabique, que puede ser óseo (más común, 90% de los casos) o membranoso y uni o bilateral, que se localiza entre la nariz y la faringe. Con frecuencia acompaña a otras malformaciones, especialmente en el síndrome CHARGE (que consiste en coloboma, cardiopatía, atresia de las coanas, retraso del crecimiento y del desarrollo o anomalías del SNC, anomalías de los genitales o hipogonadismo y alteraciones del oído o sordera).

Manifestaciones clínicas:

Las manifestaciones clínicas de un niño con dichas alteraciones de la nariz, van a variar dependiendo del grado de obstrucción:

  • Un solo lado afectado: Al nacer, el neonato no presenta síntomas graves, pudiendo permanecer asintomático durante un tiempo prolongado  y solo se sospecha de la condición cuando se presenta un primer episodio de infección respiratoria alta y se evidencian rinorrea y obstrucción unilaterales.
  • Ambos lados afectados: En vista de la gran dificultad que tienen los niños para respirar por la boca, intentarán inspirar, lo que desencadena cianosis, luego el niño agotado de esto, comienza a llorar y la misma se alivia; pero luego de que vuelve a cerrar la boca, se repiten todas las manifestaciones.

Diagnóstico:

  • Se establece al intentar pasar un catéter rígido de 3 a 4 cm a través de las fosas nasales y resultar imposible llegar a la nasofaringe.
  • Al realizar la rinoscopia, se puede evidenciar la placa de atresia.
  • Con la tomografía axial computarizada puede evaluarse la anatomía.

Tratamiento:

  • Obstrucción unilateral: En estos casos, debe garantizarse la respiración a través de la boca, de manera que se asegure el paso del aire y el niño pueda ser alimentado por sonda hasta que respire y tome alimento sin la vía respiratoria. La reparación quirúrgica suele retrasarse por algunos años.
  • Obstrucción bilateral: Resulta esencial realizar una intubación o traqueotomía. Se prefiere la intubación endotraqueal por ser un método menos invasivo y no será necesario mantenerla por mucho tiempo si el niño no presenta otros problemas médicos, de manera que pueda realizarse la cirugía, sin embargo, en los casos en que no se pueda realizar la cirugía de forma rápida, entonces será mejor realizar una traqueotomía.

8.- Defectos congénitos del tabique nasal:

En este grupo se incluyen dos, pero son muy raros:

  • Perforación: Estas alteraciones de la nariz pueden deberse a un desarrollo anormal del tabique nasal, pero con mayor frecuencia se asocia a casos de ciertas infecciones como son la sífilis y tuberculosis o puede obedecer a un traumatismo.
  • Desviación: Por el contrario, las causas más comunes de desviación del tabique nasal son los traumatismos que sufre el bebé durante el parto; cuando se reconoce inmediatamente, se puede intentar corregir con una nueva alineación usando sondas romas, hisopos de algodón y anestesia local, sin embargo, en algunos casos será necesaria una corrección quirúrgica, que debe realizarse más adelante.

Si te interesa saber acerca de los traumatismos del parto, puedes leer: Traumatismos de parto más frecuentes.

9.- Estenosis del orificio piriforme:

Esta es una anomalía ósea de la abertura anterior de la nariz, los niños que la presentan manifiestan una obstrucción intensa al paso del aire durante el parto y el diagnóstico puede confirmarse realizando una tomografía axial computarizada de nariz; hay algunos casos tan graves que los niños no pueden respirar o comer con normalidad, por lo que se necesitará la reparación quirúrgica con urgencia.

10.- Masas congénitas de la línea media de la nariz:

  • En estas alteraciones de la nariz se incluyen los quistes dermoides, los gliomas y los encefaloceles, los cuales pueden estar localizados dentro o fuera de la nariz.
  • Con respecto a los quistes dermoides, es frecuente que se infecten o a veces pueden presentar un surco en el dorso de la nariz que hace al paciente susceptible a infecciones intracraneales cuando se comunican con dichas estructuras.
  • Mientras que los gliomas son duros, los encefaloceles son blandos y en el examen físico al ejecutar la maniobra de Vasalva aumentan de tamaño, al igual que sucede si el niño llora.
  • El diagnóstico de estas malformaciones se puede establecer al realizar el examen físico y al confirmarlo mediante estudios de imágenes, siendo más útil la resonancia magnética.
  • En estos casos, será necesaria la extirpación quirúrgica y el abordaje dependerá del tamaño que tenga la masa.

11.- Otras masas nasales:

  • Están en este grupo los hemangiomas, los pólipos nasales y tumores como el rabdomiosrcoma, se mencionan como otras masas de a nariz porque son muy raros.
  • Los pólipos nasales suelen estar ausentes en el recién nacido, mientras que los otros tipos de masas se presentan desde el nacimiento.
  • Con respecto al tratamiento, dependiendo del tipo de masa que tenga el niño, se deberá realizar biopsia o extirpación quirúrgica.

Si quieres saber más de masas nasales, te recomiendo leer: Pólipos nasales. 

Alteraciones de la nariz adquiridas:

En la edad pediátrica, son dos las alteraciones de la nariz de origen adquirido más frecuentes: la introducción de cuerpos extraños en fosas nasales y la epistaxis (sagrado a través de la nariz), serán descritas ambas en breve:

1.- Cuerpos extraños:

En su mayoría, los niños pequeños sienten gran curiosidad, lo que los lleva a introducirse objetos en sus fosas nasales, que pueden ser lápices, gomas de borrar, piedras, frijoles, trozos de papel, entre otros.

Manifestaciones clínicas:

  • Obstrucción nasal.
  • Estornudos.
  • Inflamación de la mucosa nasal.
  • Al pasar el tiempo: Hay algunos cuerpos extraños que son capaces de absorber agua, por lo que a medida que pasa el tiempo, van aumentando de tamaño y la obstrucción es mayor además del malestar.
  • Infección: La infección no suele aparecer inmediatamente, sino que se presenta cuando hay retraso en que el niño acuda a un centro asistencia en donde pueda diagnosticarse; la infección se manifiesta como una secreción purulenta con olor fétido y con características sanguinolentas.

Diagnóstico:

  • Al realizar el interrogatorio y evidenciarse obstrucción nasal unilateral, acompañada de rinorrea purulenta, se sospecha de un cuerpo extraño en fosa nasal.
  • Al explorar la nariz con un espéculo nasal, normalmente puede verse el cuerpo extraño, aunque a veces resultará necesario y útil limpiar las secreciones para poder ver mejor.

Observar nariz con espéculo nasal

Tratamiento:

  • Apenas llegue un niño con un cuerpo extraño en fosa nasal, debe extraerse con el objetivo de evitar la aspiración y la necrosis local de los tejidos.
  • Se debe emplear anestesia local y pueden usarse pinzas o aspiración nasal.
  • En vista de que apenas el objeto es extraído, la infección desaparece, no se necesita de ninguna otra medida terapéutica.

Complicaciones:

  • Tétanos: Es muy raro, se presenta en niños que no están vacunados y que permanecen durante mucho tiempo con el cuerpo extraño en la fosa nasal.
  • Síndrome de shock tóxico.

2.- Epistaxis:

O hemorragia nasal, se presenta con frecuencia en niños mayores, pero es rara en los lactantes; luego de establecer el diagnóstico, se debe indicar o decidir el tratamiento más adecuado, el cual dependerá de la localización y de la causa de la epistaxis.

Epistaxis, alteración adquirida

Causas:

  • Cuando la hemorragia es del tabique nasal anterior, las causas más comunes son: Traumatismos, cuerpos extraños, aire seco, inflamación, infecciones respiratorias superiores y rinitis alérgica.
  • Inflamación de la mucosa: Como ocurre en lactantes pequeños con reflujo gastroesofágico, también se produce en casos de infecciones.
  • En las estaciones de invierno, el aire seco irrita la mucosa nasal, lo que genera epistaxis por la formación de fisuras y costras.
  • Malformaciones vasculares: Hemangiomas, varicosidades y telengiactasias hemorrágicas hereditarias.
  • Patologías sistémicas: Hipertensión arterial, insuficiencia renal, congestión venosa, trombocitopenia o déficits de factores de coagulación.
  • Angiofibromas nasales juveniles: Estos se presentan con más frecuencia en adolescentes, las hemorragias que se producen son recurrentes y de grandes volúmenes.

Manifestaciones clínicas:

  • La epistaxis suele aparecer de forma súbita.
  • Caracterizada por un flujo de sangre lento a través de una de las fosas nasales, a veces de ambas.
  • Si tiene lugar por las noches, la sangre es deglutida por el niño, por lo que luego aparece en forma de hematemesis o sangre en las heces.

Tratamiento:

  • La mayoría de los episodios de epistaxis, ceden de forma espontánea luego de unos minutos.
  • Pero, en aquellos casos en que no suceda así, se debe colocar al niño erguido con la cabeza inclinada hacia adelante, al mismo tiempo que se realiza compresión de las ventanas nasales.  Otra medida que ayuda a controlar el sangrado, es la aplicación de compresas frías en la nariz.
  • Si con las medidas anteriores no puede controlarse la hemorragia, entonces resulta necesario el uso de soluciones con vasoconstrictores.
  • De continuar el sangrado, entonces debe realizarse un taponamiento anterior, pero si la sangre es proveniente de la zona posterior de la nariz entonces es necesario un taponamiento mixto (anterior y posterior).
  • Luego de haber controlado la epistaxis y de identificar el lugar del cual proviene el sangrado, se debe proceder a cauterizar la zona con nitrato de plata.

3.- Otras alteraciones de la nariz adquiridas:

  • A su vez, existen otras alteraciones adquiridas que se presentan con una menor frecuencia, como son los traumatismos (en donde se incluyen las fracturas) y los tumores; las cuales suelen manifestarse con epistaxis.
  • Existen otras que pueden presentarse, pero que no suelen ocasionar síntomas en el paciente, como son: lesiones osteofibrosas y mucoceles de los senos paranasales; las cuales se diagnostican con la realización de una tomografía axial computarizada y en la mayoría de las veces el tratamiento es quirúrgico.

Como ya se describió, la nariz a pesar de que es una pequeña pare del cuerpo, puede sufrir o presentar distintas alteraciones, como son las congénitas o las adquiridas; cada una de ellas con manifestaciones y abordajes tanto diagnósticos como terapéuticos diferentes.

Las alteraciones de la nariz congénitas y adquiridas pueden diferenciarse de forma sencilla solo al saber la edad del niño, ya que las congénitas suelen ocasionar manifestaciones desde el momento del nacimiento, mientras que las adquiridas se presentan en niños más grandes.

A pesar de que las alteraciones de la nariz congénitas que son incompatibles con la vida (como la arrinia) se presenta con muy baja frecuencia, la que es más común (atresia de las coanas) cuando es bilateral, obliga a que el médico actúe rápidamente y realice una intubación endotraqueal para asegurar la vía aérea del recién nacido y de esta manera, su vida.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.