Accidentes comunes en odontología.

Los accidentes que afectan el estado general del paciente que pueden presentarse durante la práctica odontológica son muy raros, y son muy poco frecuentes cuando se están ateniendo pacientes sanos, sin enfermedades realmente importantes. No es así si el paciente esta sistémicamente comprometido, en ese momento cualquier descuido, cualquier error de dosificación puede ser fatal para el paciente, pueden presentar una grave complicación y hasta comprometer la vida del paciente. Por esta razón el odontólogo debe estar capacitado para poder detectar a tiempo un trastorno orgánico y proceder sin perder tiempo ante cualquier accidente que se presente, y corresponder a tiempo y efectuar cualquier procedimiento de emergencia que deba realizar.

Los accidentes sistémicos durante el tratamiento odontológico pueden ser producido por un acto terapéutico, en la mayoría de los casos por el uso de una solución anestésica con su respectivo vasoconstrictor, también puede ser ocasionado por estrés al que esté sometido el paciente, antes o durante la consulta odontológica.

La administración de un anestésico local es un acto médico delicado y como tal siempre existe la posibilidad de ocurrir un accidente sistémico, de mayor o menor gravedad, especialmente en los pacientes que presentan algún trastorno sistémico. En personas sanas con el uso de la técnica y la dosis correcta nunca se presentaran trastornos graves.

Para evitar los accidentes en la práctica odontológica, siempre hay que mantener en cuenta la importancia de aplicar la mejor técnica y de mantener las dosis adecuadas, pero lo más importante es conocer el estado sistémico del paciente. También es importante indicar al paciente una medicación preoperatoria para evitar que exista una carga psíquica, y el paciente pueda ser atendido sin temor alguno. Por esta razón el odontólogo está en la obligación de efectuar una correcta anamnesis del paciente y un excelente examen clínico dentro de sus posibilidades, con la finalidad de conocer el estado de salud del paciente y así poder prevenir accidentes durante la práctica odontológica.

Preparación pre anestesia del paciente con la finalidad de evitar accidentes durante la practica odontológica.

  • Historia clínica preoperatoria:

 

Todo paciente que ingrese en el área médica, se le debe hacer un interrogatorio en relación a su persona, antecedentes personales y familiares, para luego ser sometido a un examen clínico, donde este pueda ser valorado y se descubra de manera tal alguna anomalía o trastorno que este pueda tener, y pueda inducir a un accidente dentro de la consulta odontológica, y también saber si ese trastorno guarda relación con la enfermedad por la cual asiste a la consulta.

La simple aplicación de un anestésico local, así el paciente muestre a primera vista buen estado de salud, conlleva a un riesgo.

La historia clínica es un documento médico legal que no puede ser ignorado, teniendo además una importancia ética en la medicina. Todos los datos deben ser cuidadosamente apuntados, todos los hallazgos.

El interrogatorio anamnesico debe ser realizado con mucho cuidado especialmente en pacientes mayores, ya que estos suelen ocultar sus enfermedades.

  • Examen preoperatorio:

El odontólogo no tiene un entrenamiento lo suficientemente extenso como para hacer una evaluación integral del estado de salud de un paciente. Sin embargo sus conocimientos al respecto deben permitirle hacer algunos exámenes, basándose en algunos ciertos signos y síntomas relativamente fáciles de conocer.

El odontólogo, basado en la anamnesis que realizo, debe tener los suficientes conocimientos para saber si su paciente puede ser o no sometido al tratamiento y al mismo tiempo determinar si la persona requiere de un médico internista.

El examen preoperatorio consta de:

  1. El pulso.
  2. La medición de la presión arterial.
  3. El uso correcto del tensiómetro.
  4. La observación de la piel y las mucosas.
  5. La observación de la respiración.

 

  • Preparación psíquica del paciente:

 

La aplicación del anestésico local coloca al paciente casi siempre en una situación de estrés, y más si es aplicada con fines quirúrgicos. El odontólogo debe mostrar siempre calma y seguridad, debe quitarle al paciente nervioso todos los temores y dudas, debe imprimirle confianza y seguridad, y así este de igual manera se entregara tranquilamente al acto quirúrgico. Para obtener este efecto es necesario que no haya instrumentos a la vista, se le debe hablar al paciente, explicarle todo lo que se va hacer paso por paso, y explicarle que no va haber ningún dolor ni complicación.

  • La pre medicación:

Por medio de la pre medicación se esperan los siguientes resultados: la sedación del paciente antes y durante el acto operatorio, con la finalidad de que el temor, la desconfianza y la tensión del paciente desaparezca y se entregue por completo al acto quirúrgico. Se consigue que la analgesia sea más duradera. Disminuyen la secreción salival. Los posibles efectos tóxicos de los analgésicos son aminorados.

Los medicamentos más utilizados en la actualidad son: los diazepam (Valium, lexotanil). Estos medicamentos ofrecen el mejor éxito si son administradas la noche antes y una segunda dosis por la mañana y una tercera dosis una hora antes del procedimiento, en caso de mucha agitación se dobla la dosis.

 

  • Vasoconstrictores agregados:

 

Mejoran el efecto de la anestesia local, aumenta su tolerancia a los tejidos, y reduce su toxicidad.

 

Accidentes en la práctica odontológica.

 

Pueden existir diversas complicaciones durante un tratamiento odontológico, lo más recomendable es la realización de una buena historia clínica y así saber a qué abstenerse con cada paciente, es importante resaltar que cada paciente es un ser único y reacciona de distintas formas.

Dentro de las complicaciones que puedes surgir durante la práctica odontológica, tenemos la siguiente:

  1. Shock vasovagal (colapso circulatorio neurovegetativo).
  2. Shock agudo (insuficiencia circulatoria aguda).
  3. Intoxicación por anestésicos locales (sobredosis, absorción acelerada, inyecciones intravasales).
  4. Intoxicación por vasoconstrictores.
  5. Shock anafiláctico (reacciones alérgicas)
  6. Ataque de asma bronquial.
  7. Taquicardia paroxística.
  8. Tetania por hiperventilación.
  9. Estado agudo de agitación.
  10. Deglución o aspiración de algún objeto.

Accidentes en enfermedades sistémicas.

  1. Hipotonía.
  2. Hipertonía.
  3. Insufiencia cardiaca.
  4. Asma. Cardiaca.
  5. Edema agudo de pulmón.
  6. Embolia pulmonar.
  7. Corpulinonale.
  8. Angina de pecho.
  9. Infarto al miocardio.
  10. Miocarditis.
  11. Carditis por fiebre reumática.
  12. Apoplejía.
  13. Epilepsia.
  14. Ataque de neurosis histérica.
  15. Coma diabético.
  16. Shock hipoglucémico.
  17. Otros trastornos endocrinos.
  18. Trastornos hepáticos y renales.
  19. Tratamientos con pacientes con retraso mental.

Accidentes locales por la inyección anestésica.

  1. Necrosis de la mucosa.
  2. Hematomas.

Lesión de troncos nerviosos.

  1. Parálisis facial.
  2. Infección.
  3. Trismo mandibular.
  4. Alveolo seco.
  5. Fracturas de agujas.
  6. Espasmos de vasos sanguíneos.
  7. Heridas por mordiscos del labio inferior.

Accidentes durante la exodoncia.

  1. Fractura radicular.
  2. Fractura del proceso alveolar.
  3. Lesión de dientes vecinos.
  4. Heridas de partes blandas vecinas.
  5. Apertura del seno maxilar.
  6. Luxación de un diente.
  7. Lesión del canal mandibular.
  8. Fracturas y luxación de la mandíbula.
  9. Aspiración o deglución de restos de fragmentos radiculares.

Complicaciones después de la exodoncia.

  1. Sangrados post operatorios.
  2. Alveolitis y dolor post exodoncia.
  3. Inflamación de partes blandas y tejidos o hueso vecino.
  4. Espículas Oseas agudas.
  5. Trastornos de la cicatrización.

Durante la práctica odontológica pueden surgir diversas complicaciones, y el odontólogo debe estar preparado para afrontar estos inconvenientes. Sin embargo la importancia se refleja especialmente en el llenado de la historia clínica del paciente, una correcta anamnesis, un buen interrogatorio y un excelente examen clínico, se debe entender que los pacientes sistémicamente comprometidos son paciente que deben ser tratados con sumo cuidado, y que para evitar cualquier complicación es necesaria la aplicación de una correcta técnica anestésica, y una dosis adecuada para cada paciente. En el caso de conocer el estado de nuestros pacientes comprometidos sistémicamente, sería de gran utilidad una interconsulta con el médico especialista tratante.

Incoming search terms:

  • accidentes que afectan a los pacientes
Compartir

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here