El tema del dolor abdominal es suficientemente extenso como para dedicar miles de capítulos de un libro de medicina, pues las causas de este padecimiento pueden ser muchas. Sabemos que el dolor es la primera causa de consulta en las instituciones hospitalarias, y el caso del abdomen como tal no es la excepción. Sucede que para los médicos, ese dolor abdominal puede ser expresión de múltiples patologías, y por eso se llama al abdomen una “caja de Pandora”. Es entonces labor del médico intentar determinar el origen de ese dolor, lo cual permitirá indicar el tratamiento pertinente para la mejoría del paciente, que bien puede ser tratamiento de tipo médico, como tratamiento quirúrgico.

El diagnóstico de sus causas puede incluso ser diferido hasta observar por algún tiempo al paciente, y por tratarse de cuadros inciertos, en la mayoría de los casos se omiten algunas conductas que podrían enmascarar el origen subyacente del dolor. En algunos casos el paciente puede sentir que no esta siendo atendido con celeridad, pero nada más lejos de la realidad, pues el facultativo busca encontrar de manera certera la causa de su padecimiento en ese momento, y para ello echa mano de algunas estrategias para esclarecer el cuadro clínico.Dolor abdominal

Son múltiples las cosas que debes saber acerca del dolor abdominal.

Primera: Causas. 

El dolor abdominal puede tener muchos orígenes. Los más sencillos de tratar son aquellos que tienen que ver con las indigestiones o los cólicos menstruales, no porque sean menos dolorosos, sino porque pueden ser calmados con el uso de ciertos medicamentos, tanto tomados como inyectados. La elección de la conducta terapéutica a seguir dependerá tanto del interrogatorio como del exámen físico del paciente. Si alguien acude a la emergencia y refiere sentir dolor abdominal, el médico procederá a realizar multiples preguntas acerca de las características del dolor, por ejemplo, cuando apareció, se relaciona o no con la ingesta de algún alimento en particular, calma de alguna manera.

Abdomen agudo médico

Otros factores importantes también tienen que ver con los síntomas asociados al dolor abdominal, por ejemplo si existe o no vómito asociado, si además hubo o no fiebre, si es mujer la fecha de la última menstruación, si tiene alguna patología ginecológica conocida, infecciones ginecológicas, entre otros. El médico acompañara estas preguntas de un examen físico completo, que incluya una exhaustiva revisión del abdomen. Ella consta de inspección (ver el aspecto físico del abdomen), la auscultación (oír los ruidos abdominales) y la palpación (tocar el abdomen con maniobras específicas). Todo lo antes descrito permitirá obtener un diagnóstico acertado para decidir el tipo de tratamiento que se debe tomar.

Los cólicos nefríticos son otro tipo de dolor abdominal. Pueden manifestarse como un dolor que comienza en la región lumbar y luego va hacia la parte baja del vientre. Se puede asociar o no con orinas de color rosado (a veces la presencia de glóbulos rojos en la orina sólo puede verse al microscopio), y el dolor es intenso. Estas tres causas de dolor se describen como dolor de tipo cólico, debido a que la molestia va y viene, es decir, hay períodos en los cuales se presenta mejoría. Pueden ser muy intensos, moderadamente intensos o leves. Una infección de orina puede parecer un cólico nefrítico. El factor común entre todas estas patologías es que son de manejo médico en una etapa inicial, es decir, sólo se necesitan medicamentos para mejorarlos.

Cólico Nefritico

Casos como las gastritis exacerbadas, que se manifiestan como dolor en la boca del estómago, que empeora con la ingesta de alimentos que irritan la mucosa gástrica, pueden presentarse con vómitos después de ingerir algunos medicamentos, bebidas alcohólicas o alimentos muy condimentados o picantes. Sin embargo un dolor muy parecido se puede presentar en caso de pancreatitis aguda, y esta patología puede tener origen en la presencia de cálculos en la vesícula, ingesta de abundante alcohol o alimentos, entre otros.

Otro caso de abdomen agudo médico (así se llama a los cuadros de dolor que se pueden resolver con tratamiento médico), lo constituyen las gastroenteritis por organismos parásitos, pueden ser Amoebas, Giardias, entre otros. En estos casos se requiere el uso de medicamentos destinados a eliminar estos parásitos, además de los usados para patologías en las cuales no se ven involucrados los mismos. Estos cuadros pueden relacionarse a evacuaciones diarreicas y vómitos, también puede haber fiebre, y deshidratación. En algunos casos la severidad del cuadro implica la necesidad de ingresar al paciente con el fin de mejorar sus condiciones generales.

Otras causas de dolor abdominal pueden tener indicación de resolución quirúrgica, es decir, de llevar a operar al paciente. Estas patologías son la apendicitis aguda, la colecistitis aguda, el embarazo ectópico accidentado, la obstrucción y la isquemia intestinal entre las más frecuentes. Estas patologías serán diagnosticadas por el médico, generalmente especialista en cirugía general, quien decidirá la resolución más adecuada al caso. Para ello se valdrá tanto del interrogatorio ya mencionado, como de pruebas paraclínicas que van desde un simple exámen de sangre, pasando por exámenes de orina, prueba de embarazo hasta pruebas de imágenes como ultrasonidos, tomografías de abdomen, angiotac, entre otros.

Abdomen agudo quirúrgico

Sólo el médico puede decidir la necesidad de realización de estas pruebas, y esto lo hará según las características clínicas que presente el paciente, la evolución de su enfermedad, los síntomas asociados a ella. El tratamiento de estas patologías también las decidirá el especialista del área. Al dolor abdominal que tiene resolución en una intervención quirúrgica, se le llama Abdomen Agudo Quirúrgico. Actualmente existen técnicas de resolución quirúrgica que implican mínima invasión al paciente, son las que se llevan a cabo por laparoscopia. El riesgo de no tratar a tiempo este tipo de patologías radica en que se pueden complicar hasta inclusive causar la muerte.

Segundo: ¿Que hacer?

En caso de tener dolor abdominal debes acudir al médico para ser diagnosticado de manera adecuada. Puede que pienses que no sea una cuestión tan grave, y sin embargo, se puede tratar de una patología que puede complicarse si no se diagnostica a tiempo. Ya se dijo que el abdomen es una caja de Pandora…Lo más importante en cualquier caso de dolor abdominal es el diagnóstico certero y a oportuno. Esta es la razón principal por la cual debes acudir al médico. Si después de hacer el diagnóstico eres medicado por el facultativo y calma el dolor ¡Fantástico! Pero si el dolor no mejora, debes acudir de nuevo, mucho más si presentas fiebre, vómito y otros asociados. También si el dolor empeora.

Tercero: Que NO hacer en caso de dolor abdominal.

Hagas lo que hagas, no te automediques. No ingieras analgésicos ni antiespasmódicos de ningún tipo, a menos que el médico después de examinarte, indique un tratamiento de este tipo. Te preguntarás ¿Por qué no? Pues bien, si te arriesgas a tomar algún medicamento que mejore el dolor, puedes enmascarar la causa del mismo. Esto ocasiona que al momento de examinarte, tu cuadro clínico no sea tan claro, y es la causa mas común de diagnósticos errados, y en consecuencia, de tratamientos inadecuados. Lo mejor que puedes hacer es acudir al médico más cercano a tú casa para que este te oriente y te diagnostique.

Cuarto: ¿Qué hacer después de una operación por una patología abdominal?

Siempre existe la pregunta de que hacer después que se vive una operación abdominal…Pues las recomendaciones generales son muy parecidas en todos los casos. En primer lugar, en la mayoría de los casos se sugiere evitar alimentos que puedan causar distensión abdominal, como los granos, las grasas, brócoli, coliflor, cebolla, pepino, ajo, patilla (sandia), melón, y en caso de no tolerar los productos lácteos también evitar los alimentos que tienen este origen. Los alimentos que están indicados son las proteínas de origen animal, puesto que su consumo ayudará a mejorar los procesos de cicatrización de la herida.

Evitar la distensión abdominal

Otra de las prohibiciones fundamentales es la del esfuerzo físico, pues realizarlo y que este involucre hacer fuerza de la pared abdominal, puede ocasionar daño de la sutura. Si la sutura se daña puede ocasionar que tenga lugar un defecto de la pared abdominal que debe ser corregido según su severidad y presentación. En su forma mas aguda, puede presentarse incluso evisceración a través de la herida operatoria (es decir que las vísceras salgan a través de la herida operatoria), por algo tan simple como presentar tos. En formas mas tardías, los defectos de la pared podrían causar protrusión de las vísceras, pero estas están cubiertas por piel, estas son las eventraciones y su resolución puede realizarse de manera planificada.

La herida operatoria debe ser limpiada de una a tres veces al día con alcohol y gasas estériles. El médico determinara la necesidad del uso de antibióticos y analgésicos posterior a la intervención. También si necesitas implementar medidas adicionales a las ya mencionadas. Todo esto dependerá de la enfermedad de base que originó la operación del paciente.

En efecto, las patologías que causan dolor abdominal, no necesariamente deben ser resueltas de forma quirúrgica, pero existe la posibilidad de que esta necesidad tenga lugar. Es por esta razón que la consulta a un médico de confianza o al más cercano, debe hacerse lo más pronto posible. Es él quien puede determinar si la causa del dolor tiene resolución a través de la aplicación de tratamiento médico, o si se necesita operar para solucionar el problema. Del diagnóstico certero y a tiempo depende la evolución del cuadro, pues cuánto antes se instaure el tratamiento adecuado, menor incidencia de complicaciones habrá. Si conoces a alguien que tenga dolor en su pancita, pues llévalo al facultativo lo mas pronto que esté al alcance.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here