El Plasma Rico en Plaquetas (PRP) es un descubrimiento de la ciencia, que en la actualidad tiene grandiosas aplicaciones en muchas áreas de las ciencias médicas, debido a los multiples beneficios que puede aportar en cuanto a la regeneración de tejidos.

Cuando en nuestro cuerpo tiene lugar alguna herida, pérdida de tejidos o fracturas, el organismo comienza a generar señales para reparar las pérdidas de una manera eficiente, con la finalidad de restaurar su bienestar inicial. El plasma se define como la fracción líquida y sin células de la sangre, está compuesto por un 90% de agua, 7% de proteínas y 3% de grasa, glucosa, vitaminas, hormonas, oxígeno, dióxido de carbono y nitrógeno. También contiene producto de desecho proveniente del metabolismo como lo es la urea. En el se suspenden células como  los glóbulos rojos o eritrocitos (encargados de transportar oxígeno a todos nuestros tejidos) y leucocitos o glóbulos blancos (células de defensa), para formar así la sangre.

El plasma puede ser separado de la sangre (o sea, de las células que en él se suspenden) a través de un proceso llamado centrifugación, el cual consiste en hacer girar tubos de ensayo con la sangre en su interior, a grandes velocidades, y esto hace que las células se sedimenten en la parte mas baja del recipiente, mientras que el plasma se suspende en la parte mas alta del mismo. Es un líquido amarillo, 1,5 veces más viscoso que el agua. Sus componentes se sintetizan principalmente en el hígado (las proteínas), las multiples glándulas  endocrinas (hormonas) y los riñones.

En el plasma también quedan suspendidas las plaquetas, que son células sin núcleo, derivadas de ls megacariocitos, que se encuentran suspendidas en el plasma. Cuando se realiza la separación del plasma, ellas no se sedimentan de la misma manera que los glóbulos rojos y los blancos, mas bien, quedan en la parte más superior, la del plasma. La cifra normal de plaquetas en la sangre es de 150000000 a 400000000 en un mililitro o centímetro cúbico de sangre. Para obtener el Plasma con alto contenido en Plaquetas, se somete a la sangre a un proceso de doble centrifugación, a través del cual, aumenta la concentración de plaquetas hasta 5 veces su valor normal.

Las plaquetas

Las Plaquetas son las precursoras de los procesos de reparación celular en todos los tejidos. En situaciones normales, el colágeno y el factor de coagulación llamado Factor de Von Willebrand, no tienen contacto con la sangre, pero esto cambia cuando ocurre alguna herida o daño de los tejidos, el colágeno y el Factor de Von Willebrand pasa al torrente sanguíneo y hace un llamado a las plaquetas, activándolas para que acudan a reparar el daño. Ellas segregan gran cantidad de factores de crecimiento que dan lugar a la formación inicial de un coágulo, que será el sustrato inicial de una cicatriz definitiva.

3 Tips que debes saber acerca del Plasma Rico en Plaquetas:

Primera: Utilidades y usos terapéuticos del Plasma Rico en Plaquetas.

Plasma Rico en Plaquetas

El PRP comenzó a utilizarse hace poco, en 1994 un grupo de cirujanos empleo un adhesivo de fibrina obtenido de la sangre del paciente, para reparar una fractura mandibular, y observaron que la consolidación del hueso tuvo lugar de una manera más rápida. Entonces comenzaron a realizarse multiples estudios enfocados en la existencia de los factores de crecimiento dentro de las plaquetas, los cuales interfieren en multiples procesos de todos los tejidos, pero en cuanto a reparación de heridas tienen influencia en la coagulación, la formación de nuevos vasos sanguíneos y la remodelación de las cicatrices. Es por ello que actualmente se usa el Plasma Rico en Plaquetas con varias finalidades terapéuticas.

En Cirugía estética. Se utiliza de multiples formas, por ejemplo en la realización de colgajos de tejido (cuando es necesario sustituir porciones de piel perdida, entre otras), aplicándolo justo al momento de realizarlo, para disminuir la hemorragia y para mejorar la cicatrización de la herida quirúrgica realizada. En el tratamiento de quemaduras en sus primeras etapas, para la restitución de la piel afectada. Para corregir las marcas de envejecimiento como líneas faciales profundas, se pueden colocar inyectadas en la piel o mezcladas con grasa obtenida del mismo paciente para rellenar los surcos faciales que se forman durante el paso de los años. En mejorar las cicatrices redundantes o de mala calidad como el queloide.

Otro uso estético que aparentemente está obteniendo resultados excelentes, es en la reparación de estrías, por medio de su aplicación local asociada a cromo. También se usa en los folículos pilosos para restituirlos y fortalecerlos, evitando así la caída del cabello y dando origen a cabello nuevo.

Multiples utilidades

En Cirugía cardiovascular. Se ha usado para la reparación de esternotomías y safenectomías complicadas con infección, las cuales luego de iniciarse el tratamiento con el PRP, han cicatrizado de manera mas rápida, resultando particularmente benéfico en pacientes que sufren de diabetes mellitus o son pacientes en edad avanzada. Esto se ha llevado a cabo paralelamente al uso del antibiótico específico para combatir el gérmen que esté implicado en la infección de la herida, aplicando de manera local el PRP.

En Traumatología. Se usa el PRP para mejorar el proceso de formación de callo óseo, haciéndolo más rápido y eficiente. Puede ser usado en cirugías de osteosíntesis (reparación de fracturas de manera quirúrgica), en las cuales se tiene que usar material protésico, colocándolo de forma local en el área de la fractura. También es usado en lesiones articulares para reparación de las carillas de la articulación afectada, para lesiones de los tendones de ciertas articulaciones y hasta para mejorar la sintomatología de procesos degenerativos de las articulaciones, esto se logra inyectando el plasma directamente en el área afectada. Esto lo convierte en excelente candidato para el uso en medicina del deporte.

En odontología. Se usa para reparar el hueso subyacente a los dientes, en los casos en los cuales las afecciones dentales han llegado a afectarlo, lo usan aplicándolo directamente en el área afectada. También es aplicado directamente en los alvéolos después de realizar extracción de piezas dentales, incluso en pacientes que tienen trastornos de la coagulación (como hemofilia) para disminuir o evitar el sangrado por la extracción dental.

En odontología

En Oftalmología. Se ha utilizado para la reparación de úlceras corneales. Las úlceras corneales son una complicación de algunas patologías oculares, muchas de ellas derivadas del mal funcionamiento de los nervios que dan sensibilidad y movimiento al ojo, y ellas se pueden complicar a su vez, perforando la córnea del paciente y comprometiendo así su visión. El plasma rico en plaquetas ha sido usado para reparar estas úlceras, y se han logrado resultados prometedores en esta patología, evitando la perforación de la cornea de los pacientes afectados.

Segunda: Como se obtiene el PRP.

Obtener este material es un proceso sencillo para quienes están entrenados. El equipo que se dedique al uso de este tipo de material, debe ser experto en el área. Lo primero es extraer la cantidad de sangre necesaria según la lesión que se vaya a tratar. Esta sangre será sometida a un proceso de centrifugación, en una primera etapa a 1200 o 1300 revoluciones por minuto, se extrae el primer material plasmático y este se lleva a una segunda etapa de centrifugación a 1800 revoluciones por minuto, para lograr obtener el Plasma Rico en plaquetas, que puede ser activado con citrato de sodio o con cloruro de calcio para su utilización, la cual puede llevarse a cabo aplicándolo directamente sobre la herida o inyectándolo en el tejido afectado.

Obtención del plasma rico en plaquetas

Tercera: Riesgos del uso del PRP.

En general se acepta que su uso no tiene efectos colaterales descritos, puesto que es obtenido del mismo paciente, con lo cual se evitan reacciones adversas como las alergias, la inflamación de los tejidos, o el rechazo del material. De hecho se han reportado beneficios para disminuir la inflamación de las áreas afectadas por las heridas y lesiones. Sin embargo, se propone que su uso podría aumentar el riesgo de aparición de tumores, debido al aumento de la presencia de los factores de crecimiento en un área específica. Quienes defienden el uso del Plasma Rico en Plaquetas, plantean que esto es poco probable debido a que para ello sería necesaria la exposición al estímulo de manera sostenida por periodos de tiempo prolongados.

El PRP puede ser combinado con otras terapias, por ejemplo para mejorar cicatrices se puede usar en conjunto con la terapia de láser o luz pulsátil. También puede usarse con ozonoterapia o en conjunto con grasa o algunos pigmentos para mejorar la apariencia de la piel.

Busca personal especializado

Es impresionante los beneficios que los avances de la ciencia nos puede brindar en la actualidad. Pocas alternativas terapéuticas son tan versátiles como ésta, y con un costo relativamente bajo, ofreciendo a quien lo usa mínimos efectos secundarios. Sin embargo, su uso apenas está siendo difundido y todavía se están descubriendo multiples aplicaciones.  Así que ya lo sabes, si quieres obtener ventajas estéticas, quieres solucionar tus dolores en las rodillas, o tienes un a eventualidad dental, el Plasma Rico en Plaquetas en manos de un especialista en el área puede ayudarte a solucionar tu problema,  quizás más rápido de lo que crees.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here